Estrés en el fútbol (VII): factores personales

Cristiano-1

LÓPEZ DEL CAMPO, Roberto.

No todos los jugadores responden igual a una misma situación estresante. Existen factores personales que modulan la respuesta de afrontamiento al estrés. Entre los más importantes se encuentran:

  • Percepción general de competencias o expectativas de autoeficacia: son componentes subjetivos que evalúan cómo se ven a sí mismos los jugadores para alcanzar las metas que se proponen. Este aspecto guarda una estrecha relación con el autocontrol. Los individuos que creen tener altas competencias personales manifiestan elevados niveles de control interno. Tienden a establecer relaciones de causalidad de lo que acontece con factores de naturaleza interna que están bajo su control. Esta confianza en sus capacidades y competencias les permiten afrontar situaciones difíciles manteniendo bajos los niveles de distrés.
  • Memoria de éxito o fracaso: este factor individual guarda relación con el recuerdo de experiencias previas similares a las situaciones competitivas. Si el jugador tiene recuerdos de éxito, el distrés disminuirá en cuanto a su intensidad y duración. Por el contrario, los recuerdos de fracaso aumentarán los efectos negativos del éstres.
  • Personalidad: este aspecto se refiere a los rasgos de personalidad de cada jugador. En función de las diferencias individuales de personalidad se evaluarán situaciones similares de forma distinta. Por ejemplo, alguien que tenga una personalidad optimista percibirá que la situación es menos amenazante que un sujeto pesimista. Los rasgos de personalidad también influyen sobre la elección de estrategias de afrontamiento. Siguiendo el mismo ejemplo, la persona optimista tendrá una tendencia mayor a elegir afrontamientos directos, mientras que un individuo pesimista tenderá a seleccionar afrontamientos defensivos.

Todos los factores personales que hemos visto son susceptibles de mejorar con el entrenamiento adecuado. La mejora diaria de las competencias técnico-tácticas, físicas y psicológicas permitirá a los jugadores aumentar su percepción de autoeficacia. En este apartado cabe reseñar el problema de la distorsión perceptiva entre la realidad y lo que perciben los jugadores. Los métodos de grabación audiovisual en los que posteriormente cada jugador examina las acciones en las que ha intervenido permitirán minorar la mencionada distorsión cognitiva.

Planificar las tareas de entrenamiento con el nivel de dificultad adecuada a las competencias y capacidades de nuestros jugadores minimizará el número de errores y en consecuencia el recuerdo de fracaso. En ocasiones puntuales se puede diseñar una tarea con el objetivo de que un jugador en concreto tenga éxito en la ejecución (el jugador no puede percibir dicho objetivo, ya que perdería su efecto positivo). De esta forma estaremos creando futuros recuerdo de éxito.

El elemento más difícil de modificar es la personalidad, por ser un componente psicológico que se sitúa en la parte más interna al individuo.

Anuncios