La autoconfianza en el fútbol

Cristiano Ronaldo

LÓPEZ DEL CAMPO, Roberto.

El concepto de autoconfianza en el deporte se refiere a la seguridad que el individuo tiene acerca de sus destrezas para alcanzar el éxito deportivo (Cox, 2009); o dicho de otra manera, la confianza que un deportista o equipo tiene en sus propios recursos para alcanzar un objetivo determinado (Buceta, 1995a).

Pero para que tenga un efecto positivo sobre el rendimiento, esta seguridad debe corresponderse con las posibilidades reales del deportista. Por lo tanto, la autoconfianza sería una causa necesaria pero no suficiente para lograr la excelencia deportiva (Valdés, 1996). Es decir, un error en la percepción de confianza puede resultar fatal ya que origina una frustración y pérdida de confianza superior al aumento que se hubiera conseguido de haber alcanzado el éxito en la tarea (Aguilar, 2009). Por lo tanto, la autoconfianza se debe entender como un estado interno de fortaleza psicológica que implica una consciencia de la dificultad de la meta que se pretende conseguir y de los recursos propios con los que se cuenta. En función de ambos aspectos y sin alejarnos de la realidad, el deportista establecerá las posibilidades que tiene para alcanzar dicha meta (Buceta, 1995a).

La autoconfianza se encuentra estrechamente relacionada con la percepción de autocontrol que el jugador tiene ante las situaciones que se presentan durante la competición (Loehr, 1990). Esta percepción de control influye sobre la motivación y el estrés, pudiendo determinar que predomine una y otra variable (Buceta, 1995b).

Entre los beneficios más significativos que se suelen imputar a la autoconfianza se encuentran: perseverar en la consecución de las metas, disfrutar de un estado de bienestar en los momentos previos a la competición, maximizar el esfuerzo durante la competición, tomar las decisiones más acertadas en los momentos adversos, aumentar la tolerancia al error y superar más rápidamente los malos resultados (Buceta, 1995a).

Para Loehr (1990), la autoconfianza también va a condicionar los niveles de motivación y estrés del individuo; a mayor confianza en uno mismo, mayor será la motivación y en consecuencia menor estrés al percibir altas expectativas de éxito en la realización de la tarea.

Uno de los aspectos que puede disminuir la autoconfianza de forma relevante en el fútbol es ir perdiendo el partido. Este hecho provoca dudas sobre las competencias deportivas y desencadena un proceso psicológico de aumento de la ansiedad y estrés competitivo por la percepción de no ser capaz de remontar el resultado adverso (Buceta, 1998).

Anuncios