La importancia de meter el primer gol

Athletic Club v FC Barcelona - La Liga

LÓPEZ DEL CAMPO, Roberto.

En el fútbol moderno, el grado de estrategia es tal que cada equipo tiene previsto un catálogo de tácticas colectivas para jugar en función del resultado en cada momento del partido. Los entrenadores realizan cambios del sistema de juego y de posiciones para adaptarse a lo que indique el marcador en cada minuto de juego (Anguera et al., 2003; Bloomfield, Polman y O´Donoghue, 2005; Taylor, Mellalieu, James y Shearer, 2008). Sin embargo, parece existir un déficit en las estrategias a seguir cuando es el equipo rival el que se adelanta en el resultado. Este hecho puede relacionarse con la dificultad de superar situaciones adversas que provocan estrés y ansiedad competitiva (Márquez, 2004).

Cuando el futbolista percibe como una situación amenazante ir perdiendo, se pone en alerta y busca los recursos necesarios para hacer frente a esta situación. Si cree disponer de estos recursos no hay problema, pero si su percepción es pesimista en cuanto a conseguir remontar el partido, el estrés se manifestará con reacciones de ansiedad. Esta ansiedad aparecerá en los jugadores como una variable inherente a la competición (Tenorio y Del Pino, 2008).

Una mayor confianza a la hora de abordar estas situaciones de estrés competitivo permitirá al deportista disminuir los estados de ansiedad. Si el sujeto considera viable la posibilidad de superar situaciones adversas que le alejan de su objetivo, la ansiedad desaparecerá (Tamorri, 2004).

También existe una explicación más táctica que enuncia que los equipos que van ganando adoptan estrategias más conservadoras, con actitudes de pérdida de tiempo y ralentización del juego. Por el contrario, los equipos que van perdiendo tienden a adoptar tácticas más arriesgadas que provocan una mayor vulnerabilidad defensiva. Es decir, el equipo que va ganando tiene mayor probabilidad de aumentar la diferencia mediante contraataques (González y Requena, 2004).

En equipos con grandes presupuestos como el Real Madrid o el Barcelona, la necesidad de ganar todos los partidos provoca que sus jugadores también perciban una situación de ansiedad y estrés cuando no consiguen adelantarse en el marcador. En la primera jornada de la Liga BBVA los jugadores del Barcelona lograron superar este estado psicológico negativo en el minuto 53, con un gol de Luis Suárez. Sin embargo, los pupilos de Rafa Benítez aumentaban sus niveles de estrés y ansiedad a medida que pasaban los minutos y el marcador seguía sin moverse. Este factor psicológico provocó precipitación e imprecisión en los jugadores blancos, llegando incluso a fallar claras ocasiones de gol. Marcar el primer gol resulta a la postre el mejor método para evitar la aparición de factores psicológicos como el estrés y la ansiedad competitiva.

Anuncios