Qué preguntar a los jugadores

Pedro jugador del Chelsea

LÓPEZ DEL CAMPO, Roberto.

Autores como Whitmore supeditan el éxito del proceso de entrenamiento, en una primera fase, en la capacidad que tenga el entrenador de captar el mayor número de información relevante del equipo. Para ello, es fundamental plantear las preguntas que hagan que los jugadores salgan de la denominada zona de comodidad.

Para que el entrenador pueda dar las respuestas acertadas es fundamental saber qué respuestas demandan o necesitan sus jugadores. Por ello, antes de adoptar una posición activa en la comunicación el entrenador debe adoptar una posición pasiva de escucha y observación. Los jugadores percibirán que el entrenador está cubriendo las necesidades de sus jugadores en función del acierto o desacierto tanto de las preguntas que vaya encadenando como de las respuestas que vaya dando.

El entrenador deberá utilizar preguntas del tipo abiertas para que los jugadores tomen conciencia de sí mismos y asuman la responsabilidad necesaria para poner en marcha el plan de acción definido. El uso de preguntas abiertas va a fomentar un diálogo detallado con el que el entrenador podrá conseguir la información necesaria para avanzar en el proceso de entrenamiento psicológico con mayor eficiencia. Hay que tener especial cuidado con el planteamiento de preguntas que puedan situar a los jugadores en una posición a la defensiva. Podríamos definir como preguntas ideales aquellas que sean breves, claras, acertadas, constructivas y abiertas (Whitmore, 2003).

Un ejemplo de adoptar esta posición pasiva de escucha y observación lo representa la actual contratación por el Chelsea de Pedro, exjugador del FC Barcelona. El jugador ha manifestado: “Mourinho es una de las principales razones por las que estoy aquí. Él me llamó por teléfono un par de veces y me dijo que me necesitaba para hacer el equipo más fuerte“. Los hechos evidencian la eficacia comunicativa del entrenador portugués.

Anuncios