La obsolescencia del conocimiento

clemente

LÓPEZ DEL CAMPO, Roberto.

Para manejar con eficacia la infinidad de situaciones que surgen en esta interacción social continua y compleja, el entrenador debe poseer competencias como la sabiduría, la prudencia, la paciencia, la programación neurolingüística, la empatía y la inteligencia emocional.

Desde esta perspectiva humana el componente psicológico – clásicamente olvidado en el deporte – va a jugar un papel clave en la humanización y formación integral del jugador. En este proceso de enseñanza – aprendizaje el entrenador como director del equipo es el máximo responsable. Esta responsabilidad también le obliga a estar en un proceso de formación continua. Los conocimientos de ayer ya no son plenamente válidos hoy. Hay que reciclarse día a día, adaptarse a los cambios y tener inquietud por conocer y aplicar las novedades metodológicas que mejoren el proceso de formación integral del futbolista. Este proceso no puede limitarse únicamente a la mejora de las capacidades técnicas, tácticas y físicas del futbolista.

Anuncios