Saber quién es quién dentro de un vestuario

espacio

LÓPEZ DEL CAMPO, Roberto.

La clave del éxito de la integración de un futbolista dentro de un vestuario va a estar muy relacionado con la capacidad de diferenciar los tres tipos de personas con los que va a tener que interrelacionarse.

  • Aquellos que se van a alegrar cada vez que algo le salga mal.
  • Aquellos a los que le va a dar igual lo que haga.
  • Aquellos que se van a alegrar de cada cosa que le salga bien.
espacio
Dentro del primer grupo se encuentra la inmensa mayoría del vestuario, incluso muchos de los que se autodenominen amigos. ¡Ojo!, porque estos son los más difíciles de identificar, pero son los que más controlados tienen que tener. La cercanía de la que gozan por su falsa amistad les aporta el poder de hacer mucho daño. Para hacerse una idea, el 90% de las personas que se identifican como amigos se encuentran dentro de este grupo. Hay que abrir bien los ojos y recordar la frase mítica del Padrino II: “Ten cerca a tus amigos, pero ten aún más cerca a tus enemigos”; es la única manera de poder anticiparte al daño que pretenden hacer. Aunque un entrenador debe intentar que cada jugador tenga el menor número de compañeros dentro de este grupo, es una utopía y por ende un error pretender que todos los jugadores se encuentren dentro del grupo de aquellos que se van a alegrar de cada cosa que salga bien a cada miembro del equipo. No hay que confundir esta última afirmación con que todos se alegren de que al equipo todo le salga bien. Muchas veces ese deseo se relaciona más con el conocido como “win to win” (yo gano si tu ganas); es decir, puro interés personal, si al equipo le va bien, a mí como jugador que pertenece a ese equipo también me irá bien.

En el segundo grupo están la inmensa mayoría de personas, bien porque ni siquiera saben quien es el jugador (simplemente no se han cruzado con él o no le conocen mediáticamente); o porque conociéndole, simplemente no les interesa. Con esta gentes es mejor ni perder el tiempo, no hay que gastar energía con alguien que conociéndote piensa que no le puedes aportar nada.

Por último, se encuentra el grupo selecto de aquellos que se van a alegrar de cada éxito que tenga, lo van a sentir como propio e incluso van a alegrarse más que si lo hubieran conseguido ellos mismos. Hay que tener cuidado con la percepción del tamaño de este grupo, lo normal es que por muy sociable que se crea, posiblemente le sobren los dedos de una mano para contar las personas que se encuentran dentro de este grupo.

Los progenitores suelen ser los únicos que sin duda se encuentran dentro de este último grupo (quien sea padre lo entenderá). La verdadera integración dentro del vestuario aumentará de forma directamente proporcional al número de compañeros que entren dentro de este grupo privilegiado. Hay que ser muy consciente de ello y cuando un nuevo compañero adquiera esta categoría, no hay que dejarla escapar, hay que cuidarla, dedicarle el mayor tiempo posible (cuando dudes qué es lo que más te importa en la vida haz un ejercicio muy simple, calcula el tiempo que dedicas a cada cosa y desprecia aquello que haces de forma obligada. Las cosas a las que más tiempo dedicas son las que más te importan, sin duda).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s