El todo no es la suma de las partes. La ventaja competitiva de la inteligencia colectiva

LÓPEZ DEL CAMPO, Roberto.

Un equipo no es la suma de varios jugadores sino la interacción entre distintos jugadores que crean algo nuevo. Un nuevo sistema con identidad propia que es más que la simple suma de las partes. Al igual que la yuxtaposición del cobre y el estaño dan como resultado un nuevo metal, el bronce, cuyas cualidades son distintas a las del cobre o el estaño por separado; la unión de los miembros de un equipo da como resultado un ente cuyas capacidades son distintas a las que cada jugador tiene por separado.

El resultado no es la suma de las partes, existe una interacción constante de todas las partes que forman un sistema complejo que a su vez está formado por elementos que interactúan entre ellos. A mayor número de elementos, mayor número de interacciones y mayor complejidad.

Un equipo de fútbol está considerado como un sistema complejo porque está compuesto por un conjunto de elementos, jugadores, que interactúan organizados en torno a un propósito principal: marcar gol mediante la combinación del balón entre sus miembros para ganar el partido. Para cumplir con este propósito, un sistema tiene que encontrar la forma más adecuada. En un equipo de fútbol, normalmente el propósito es doble: defender la propia portería y meter gol en la portería que defiende el rival.

El punto más débil del orden en el sistema son las transiciones desde al ataque a la defensa. El equipo que pierde el balón mientras está atacando debe reorganizarse inmediatamente para adoptar una estructura defensiva que minimice la vulnerabilidad frente al ataque del equipo contrario. La eficacia colectiva consiste en la habilidad que tiene el sistema (equipo) de pasar de un estado a otro sin ser sorprendido. Es decir, la habilidad de colocarse rápidamente cuando pierdes el balón y de recuperar nuevamente el balón lo antes posible para coger al equipo oponente desordenado.

Pero un equipo de fútbol es como una microsociedad, así que el concepto de juego es como el concepto de la vida misma. Relaciones humanas que van más allá de los aspectos tácticos. La estrategia al final es simplemente un medio para poner en práctica el concepto de inteligencia colectiva o inteligencia interpersonal.

Si la finalidad fuera simplemente el éxito personal de cada individuo, el equipo como tal nunca llegaría muy lejos y se iría en detrimento de la efectividad colectiva.

En la actualidad, vivimos en sociedades muy individualizadas, por lo que conseguir crear una identidad colectiva es muy difícil. Hay que crear un clima en el que todos quieran actuar en interés de la colectividad.

El talento individual es imprescindible para conseguir buenos resultados, pero no se debe convertir en un fin en sí mismo. El talento individual debe complementarse con el talento de los demás. De lo contrario, no se conseguirá la tan deseada efectividad colectiva. La simple asociación de los elementos individuales no nos permite deducir el comportamiento del conjunto. El comportamiento del equipo es más que la suma de las partes. Saber sacar el máximo rendimiento de esta máxima depende en gran medida del entrenador como director del conjunto.

¿Puede emerger una inteligencia superior colectiva de las interacciones individuales básicas? Los jugadores de fútbol, ¿realizan sus movimientos como robots o conciben el sistema como un todo para tomar decisiones conscientes, no mecanizadas? La eficacia de los sistemas colectivos o inteligencia colectiva (interpersonal) es objeto de estudio de los expertos en “Inteligencia Artificial”; estos científicos han intentado dotar de inteligencia colectiva a las máquinas sin que hayan conseguido hasta el momento emular la inteligencia colectiva humana.

Durante un partido de fútbol hay tantas situaciones posibles que resulta imposible decir a cada  jugador lo que tiene que hacer en cada situación. Las posibilidades con las que un equipo cuenta a la hora de abordar cada situación compleja de juego son infinitas. Por este motivo, sólo nos queda perfeccionar los procesos de aprendizaje durante los entrenamientos para que cada jugador sepa tomar la decisión más acertada en cada momento. Para conseguir este objetivo, modelos analíticos basados en la mecanización de toma de decisiones según el criterio de un único individuo, el entrenador, no resulta muy eficiente. Métodos más integrados en el que el entrenador cree situaciones complejas que emulen el juego real para que el equipo, como conjunto, realice un procesamiento de la información tal que le permita adoptar las decisiones más acertadas resultaría más adecuado. El entrenamiento basado en la interacción compleja con compañeros, oponentes y balón permitirá al equipo ser cada vez más eficiente en la resolución de problemas similares a los que se encontrará el día de la competición.

A diferencia de los robots que se limitan a actuar de forma mecánica en función de la programación que se les haya dado, el comportamiento humano cuenta con una ventaja competitiva: la percepción global del resultado de su acción.

Métodos analíticos de mando directo en el que el entrenador indica a sus jugadores lo que tienen que hacer, es decir, busca que el jugador mecanice la toma de decisiones, da una falsa apariencia de inteligencia colectiva. El jugador, en estos casos, solo responde a comportamientos básicos programados por el entrenador. El resultado global es similar, en apariencia, al que se obtendría si hubiera consciencia; pero en realidad no hay inteligencia porque el jugador no conoce el propósito de la acción, sino que se limita a hacer lo que le han dicho que haga. El jugador no sabe por qué lo hace, no ha deducido por sí mismo que la decisión adoptada es la mejor, por lo que será más difícil que en situaciones similares identifique que una decisión parecida puede llegar a ser igual de buena.

Para poder alcanzar la denominada inteligencia colectiva, que es más que la suma individual de las inteligencias, los jugadores deben estar dotados de autonomía y consciencia en la toma de decisiones. La percepción global del resultado de su acción debe ser única y no debe estar condicionada por la visión única del entrenador.

El jugador de fútbol tiene que tener una idea lo más clara posible de cómo funciona el conjunto y esa idea se la debe proporcionar el entrenador. Un buen entrenador transmitirá la idea general para que cada uno sepa dónde encaja, cuál es su contribución al equipo, qué relación tiene con aquellos compañeros con los que puede interactuar. Si todo está en su sitio y funciona al unísono, el equipo está perfectamente engranado y la inteligencia colectiva campará a sus anchas.

La función del entrenador se debe centrar en configurar la acción de cada jugador dentro de la configuración del equipo, manteniendo la autonomía decisional. Para dicha configuración, cada jugador debe descifrar continuamente como se está desarrollando el juego.

El posible problema proviene del hombre, compañero y oponente. El jugador debe aprender lo que podríamos llamar el lenguaje corporal de sus compañeros o rivales (inteligencia interpersonal). ¿Qué intentan decirme o que puedo interpretar de su movimiento o expresión?, ¿qué intentan hacerme creer?, ¿de qué me está avisando moviéndose hacia un lado u otro?… La clave está descifrar la conducta de los demás jugadores que interactúan con él. ¿De dónde se puede sacar la información necesaria para hacerlo? De la percepción de estímulos relacionados, por ejemplo, con la posición o movimiento de los pies o manos, de las expresiones faciales, de la posición global del cuerpo, movimientos explosivos, reacciones a movimientos propios… En definitiva, a un conjunto de señales que el jugador debe interpretar de forma acertada.

Jugar al fútbol significa crear una infinidad de acciones corporales para indicar a su vez otras acciones que otros tendrán que crear de forma coordinada. El futbolista crea señales que deben ser percibidas correctamente por los demás compañeros. Una metodología adecuada de entrenamiento puede favorecer el conocimiento mutuo de los distintos jugadores del equipo, que se verá reflejado necesariamente en una mayor inteligencia colectiva. De esta forma, los jugadores de un mismo equipo intentarán crear señales claras que le permitan asociarse con sus compañeros y que sean indescifrables para el rival. Si el equipo oponente descifra estas señales, es muy probable que pueda anticiparse y neutralizar las acciones.

Las metodologías integradas permiten el aprendizaje de este tipo de señales (procesamiento de la información) y favorece la creación de una red de relaciones entre los distintos miembros del equipo que permite que la acción de todos converja en la estrategia colectiva. Este es el modelo, por ejemplo, en el que se basa el posicionamiento en zona.

El fútbol nace del cerebro, no de los pies. En la defensa en zona el jugador tiene que pensar. En el marcaje hombre a hombre, lo que manda es la fuerza o habilidad individual; en el marcaje en zona, es la inteligencia la que manda.

Encajar en un mecanismo general depende de dos niveles. Un primer nivel técnico – táctico. (Si un jugador juega como central, debe saber cómo actúan los compañeros y rivales situados en posiciones más cercanas). Un segundo nivel más importante que consiste en “sentir el conjunto” para poder participar en las emociones colectivas, como por ejemplo la alegría de ganar o el miedo a perder. Solo se puede conseguir este segundo nivel emocional si se es capaz de actuar a la vez como individuo y como parte de un organismo superior, el equipo.

El valor más importante de la consciencia es que permite al jugador inventar soluciones nuevas ante distintos problemas. Si el jugador renuncia a la consciencia y se acomoda a que sea el entrenador el que de las soluciones, el futbolista no se preocupará por buscar una solución que le permita jugar cada vez con más eficiencia en un sistema complejo completamente hostil (partido de fútbol).

Toda esta inventiva o creatividad requiere consciencia. Sin consciencia no hay creatividad, no hay mecanismo de relación social, no hay talento, no hay inteligencia colectiva.

No hay motivo para creer que la expresión individual contradiga a la expresión colectiva. La expresión individual será incluso más notable si la colectiva lo es. El caso de Leo Messi y la diferencia de notoriedad que tiene en su club respecto a la selección nacional, representa un claro ejemplo.

La notoriedad colectiva permite que la expresión individual alcance su mayor nivel. Por eso una identidad colectiva consolidada no debe anular las habilidades de sus miembros, sino resaltar sus destrezas y limitar sus debilidades.

Los parámetros de la estrategia en el terreno de juego son bastante lógicos. Observamos cómo están situados los jugadores (tanto los compañeros como los rivales). Quién domina el centro, quien controla el espacio. Con frecuencia se podría hablar de una especie de armonía. Los jugadores se posicionan en las zonas donde pueden ser más eficaces, donde esperan poder desarrollar su máximo potencial. Nunca debe estar en una posición inadecuada. La estrategia consiste en mejorar su posición para que tenga las máximas opciones de desarrollo potencial.

Los equipos suelen utilizar en mayor o menor medida la creatividad individual de sus componentes. Sin embargo, lo que resulta difícil es utilizar la creatividad colectiva. La organización colectiva ofrece un abanico de posibilidades diferentes a cada miembro del sistema (equipo). En el campo, cada jugador es el único responsable de sus actos, de tomar decisiones.

El jugador tiene que analizar muchas posibilidades. En esas posibilidades que surgen, es necesario que los demás participen. A mayor participación, mayor complejidad en el juego.

Finalmente el jugador debe tomar una decisión determinada. Si la situación es sencilla, se puede tomar de forma completamente consciente y podríamos decir que se hace de forma progresiva, usando los conocimientos y la lógica. Pero cuando aumenta la complejidad, es curioso observar como el jugador se dirige hacia dentro, entra en un espacio no consciente. Curiosamente, el espacio no consciente, al no estar controlado por la atención, ofrece más capacidad (tiene más sitio para incluir la complejidad). Y cuando finalmente tomas la decisión, siempre y cuando se haya entrenado en un sistema complejo, das preferencia a unas acciones frente a otras de forma casi inconsciente. Las emociones funcionan con facilidad en este espacio no consciente y terminan ofreciendo una solución acertada. El jugador se sumerge en esa especie de zona no consciente y se mueve casi por intuición, generando soluciones instantáneas.

Lo interesante de estos reflejos o respuestas intuitivas, es que se activan los circuitos que hacen que la mente disponga de más tiempo libre para poder tomar decisiones más sutiles, como por ejemplo la sincronización de una serie de acciones. El entrenamiento integrado prepara a los jugadores para hacer lo mejor en cada acción individual en este tipo de entornos complejos.

Cuando se habla de espacio no consciente o emocional, la gente suele creer que se trata de un proceso emocional básico en el que no se requieren conocimientos ni lógica. Pero eso no es así, se necesitan conocimientos, se necesita aplicar la lógica, se necesita la repetición de reflexionar sobre las decisiones, se necesita el entrenamiento por repetición.

Cuando dos equipos se enfrentan en un partido, a los dos sistemas les mueve el mismo propósito: mantener su estructura en orden y crear el caos en la contraria. Los dos sistemas están necesariamente unidos entre sí, pero lo relevante es saber cómo se adaptan estos sistemas complejos a las restricciones del entorno en el que están.

La gran fuerza de los sistemas complejos y a la vez su debilidad es estar constantemente sujetos a las normas que los crean. Para mantenerse a lo largo del tiempo deben encontrar un delicado equilibrio entre afirmar su identidad y adaptarse a un entorno antagónico. Esta regulación constante establecen los principios de la evolución. Individuos diferentes interactúan entre ellos, individuos diferentes dependen los unos de los otros, individuos diferentes luchan por los mismos recursos. Si uno de ellos evoluciona, los otros están obligados a seguirle (también tienen que evolucionar), todos están en lucha permanente y solo los mejores permanecen.

Los sistemas se esfuerzan por expresar su identidad entre el orden y el caos. Su confrontación es un drama constante interpretando la búsqueda de la armonía. Lo que llamamos sentido de armonía y resolución está muy ligado a un estado en el que el cuerpo funciona de forma eficaz, constante, sin consumir demasiada energía, sin impedimentos.  Esa armonía es contagiosa y es el principal valor añadido que aporta la inteligencia colectiva.

Anuncios

44 Respuestas a “El todo no es la suma de las partes. La ventaja competitiva de la inteligencia colectiva

  1. Este articulo trata de explicarnos una forma diferente de analizar el fútbol.
    Lo que todo el mundo busca es encontrar la excelencia. Llegar a un nivel futbolístico que nunca antes se había llegado. Sorprender a la gente con estilos nuevos y hacer que funcionen realmente.

    El texto abre diferentes debates, uno de ellos es sobre la importancia de las individuales frente al juego colectivo.
    Bajo mi punto de vista un equipo de fútbol debe de estar formado por un cierto equilibrio entre estos dos aspectos. Todo depende de cada situación ya que cada equipo de fútbol es un mundo y dependiendo del tipo de jugadores que tenga el grupo, el entrenador deberá plantear una forma de juego. Para mi, ser un equipo significa que todos los integrantes se conozcan y sepan cuales son las virtudes y los defectos de cada uno, aprovechándolos, intentando obtener el máximo rendimiento.
    Un grupo siempre tiene que remar hacia el mismo sentido, se puede tener diferentes opiniones dentro de un vestuario pero siempre tiene que haber un objetivo común : “EL EQUIPO”.
    Por lo tanto estoy de acuerdo con el artículo y pienso que el talento individual es imprescindible en un equipo siempre y cuando se complemente con el talento del resto de compañeros.

    Respecto al trabajo de los entrenamientos integrados, pienso que es un método muy completo para trabajar las situaciones de la competición y poner en práctica situaciones que no se pueden prever y que si que podrían darse durante un partido. Pero además lo complementaria con trabajos más específicos. Ya que la experiencia a lo largo de mi vida, me ha enseñado que las mejoras se consiguen con un trabajo basado en las repeticiones de ciertos movimientos que ocurren durante la competición.
    Por ejemplo: Pau Gasol uno de sus entrenamientos en la NBA, es situarse debajo de la canasta y durante 30 minutos y con oposición intentar anotar.
    Por lo tanto ese tipo de entrenamiento también lo veo muy válido para el fútbol, siempre y cuando se complemente con otros tipos de ejercicios : entrenamiento integrado, físico, técnico, táctico…

  2. El artículo trata sobre uno de los aspectos más grandes del fútbol, la inteligencia colectiva. Este aspecto es uno de los motivos por los que el fútbol es uno de los deportes de más éxito en todo el mundo. La complejidad del juego se basa en todos los elementos que componen un partido de fútbol, desde los 22 jugadores que participan directamente en el juego, entrenadores, cuerpo técnico, directiva del club, hasta los aficionados y familiares de los jugadores. Todos estos factores son determinantes en el resultado de un partido. A la hora de disputar un partido de fútbol, el conjunto de deportistas que componen un equipo (11 jugadores de campo), tienen que entenderse a la perfección. Han de estar en total armonía para poder vencer al equipo rival, cuyo objetivo no será otro que intentar desajustar dicha armonía para tratar de llevarse el partido. Con esto lo que quiero decir es que, es que lo bonito y lo dificil de este deporte es que aparte de conseguir una inteligencia colectiva aportando el talento individual en beneficio del grupo, hay que luchar contra la inteligencia colectiva del equipo rival. Si ya es dificil entenderse a la perfección con un solo compañero, no hace falta resaltar la dificultad que conlleva hacerlo con otros 10 compañeros sobre el terreno de juego y más cuando hay que enfrentarse a un equipo que trata de hacer lo mismo. Por este motivo es tan grande el fútbol y en mi opinión es uno de los motivos por los que tanta gente en todo el mundo sigue con pasión este juego.

    Con el tiempo el fútbol esta evolucionando a marchas forzadas, donde hace tiempo destacaban las individualidades y el fútbol era un deporte en el que atacaban 5 jugadores y defendian otros 5, hoy en día está todo mucho más estudiado. Los equipos están tácticamente muy trabajados y en su mayoría tratan de defender y atacar con todos sus jugadores. Por ello es mucho más complicado marcar gol con el talento individual de un solo jugador. Un jugador como Messi, que por muchos está considerado el mejor jugador del mundo, necesita poner su talento en disposición del conjunto para marcar goles. Es decir, si Messi cogiera un balón e intentara regatearse a tres o cuatro jugadores del equipo contrario para poder marcar, le puede salir en una ocasión, pero, en la mayoría de los casos terminaría perdiendo el balón. El equipo contrario está bien situado defensivamente y todos los jugadores se ayudan entre sí para lograr robarle el esférico. Ya que ponen la inteligencia individual al servicio del grupo creando la inteligencia colectiva. Como he comentado en unas líneas más arriba este deporte está muy estudiado hoy en día y tácticamente los equipos están muy trabajados, lo que requiere por parte de los jugadores un gran compañerismo y concentración. Uno de los factores de éxito de Messi, es que ponen su gran talento individual al servicio del equipo y es que cuando desborda a uno o dos contrincantes y le va a salir otro defensor, sabe que ha conseguido desajustar la organización defensiva del rival y pasa el balón a un compañero para que aproveche el espacio creado. En este mismo caso sus compañeros saben que cuando Messi coge un balón esto puede ocurrir. Con los gestos del jugador y sus movimientos intuyen y se adelantan a lo que pueda suceder, para aprovechar los espacios que se puedan crear, estos es un claro ejemplo de la inteligencia colectiva.

    Dicha inteligencia colectiva es un aspecto que se puede entrenar y mejorar día a día. En ese apartado entramos los entrenadores, ya que nosotros no podemos pretender que todos nuestro jugadores piensen y hagan lo que nosotros haríamos en todo momento. No les podemos mecanizar los movimientos y acciones a desarrollar en un partido, sería imposible pretender que un jugador sepa de memoría lo que su entrenador pretende en todo momento. En el fútbol se pueden dar infinitas situaciones, se hace imposible entrenar lo que hay que realizar en cada una de ellas. Si acostumbramos o entrenamos a nuestros jugadores a mecanizar situaciones de juego, se encontraran en mucho lances del juego que no sepan como responder. Ya que es seguro que se van a dar muchas jugadas que no se hayan entrenado con anterioridad. Por ello hay que entrenar tanto la inteligencia de los juadores como la toma de decisiones. Tenemos que plantearles situaciones reales de juego y que ellos sean los que aprendan a resolverlas. De este modo conseguiremos que tomen decisiones más rápidas durante un partido y que sepan resolver situaciones que nos se le hayan podido presentar con anterioridad.

    Por último me gustaría volver a comentar la importancia que tiene el grupo dentro de un club. Todos los miembros de un club tienen que remar en la misma dirección, y los jugadores tienen que sentirse importantes dentro de ese grupo. Tienen que estar dispuestos a trabajar para ese grupo y está es la clave del éxito.

  3. Tras finalizar de leer este artículo de opinión, incitaría a cualquier sujeto, que quisiese dedicarse a la profesión de entrenador, que leyese este artículo, ya que a muchos de ellos les ayudaría principalmente a saber en qué consiste este deporte.
    Un equipo no está formado sólo por los 11 jugadores que salen de inicio a un partido sino a los 25 jugadores que forman la plantilla, al cuerpo técnico, oficiales, jardineros que cuidan todos los días el campo para que yo pueda entrenar en perfectas condiciones… todo esto, suma un resultado más importante que el de uno sólo, muchas mentes piensan más que la de uno. Por lo tanto, hay que incentivar la interrelación y pensar que todos queremos el bien común porque así es la mejor manera de llegar, finalmente, al éxito colectivo.
    Por ello, la labor que debe saber manejar e inculcar el entrenador, es la de que aquí no hay titulares ni suplentes, ni unos más importantes que otros, sino que aquí somos todos importantes tanto dentro como fuera del terreno de juego y que debemos estar a disposición del grupo en los buenos o malos momentos (personales o deportivos).
    Por lo tanto, el entrenador debe ser un conductor psicológico, el cual tiene que saber interpretar el ambiente en que se encuentra. Con esto, quiero decir, que dependiendo del escalafón en el que se encuentre, los jugadores tendrán, dependiendo de su valoración, más o menos ego, por lo que es importantísimo que el entrenador sepa transmitirse correctamente, utilizando la inteligencia emocional como uno de los factores más importantes, para influir positivamente en el grupo.
    También hacer mención sobre el método integrado. Se trata de un modelo de entrenamiento compuesto por un bloque ofensivo, otro defensivo y en el que el balón está de por de por medio, además de trabajar aspectos técnico-tácticos, físicos y psicológicos que asemeja la rutina diaria a la competición, la cual hace interpretar mejor la toma de decisiones por parte de los jugadores en un momento determinado.
    Para concluir, decir que la suma de las inteligencias de cada uno (inteligencia colectiva) es superior a la de la inteligencia de uno solo (inteligencia individual). También citar, la importancia de la figura del entrenador como líder del grupo, siendo un aspecto primordial el crear un clima cordial y de respeto con cada uno de ellos y con el grupo para un buen funcionamiento del equipo.

  4. Nuestros jugadores antes que futbolistas son personas humanas, personas que tienen sentimientos, que sufren, que piensan, personas que tienen problemas para comunicarse, personas no aceptadas por una sociedad discriminatoria.
    Cuando entramos en una plantilla la diversidad humana es muy significativa. Cada uno tiene sus propios objetivos, sus propias metas, piensan de manera egoísta solamente en su beneficio.
    La función del entrenador pasa por mostrarles el camino que deben seguir, hacerles conscientes de que ese camino, es el único para conseguir sus objetivos.
    Para obtener el éxito personal, primero debes de conseguir el éxito grupal, dependes de los compañeros, dependes de las interrelaciones entre ellos, por ello es primordial cuidarlos y trabajarlos.
    Cuando aparece la técnica la táctica desaparece, y cuando aparece un grupo unido que mira por el bien de los compañeros, la técnica y la táctica “desaparecen”.
    Por tanto es de vital importancia el incorporarlo dentro de la planificación, como aspecto a trabajar día a día.
    Un partido se puede ganar por una buena acción técnica de un compañero, o por un buen movimiento táctico de dos compañeros, pero lo que realmente nos va ha hacer triunfar está mucho más por encima que eso.
    ¡EL EQUIPO UNIDO JAMÁS SERÁ VENCIDO!

  5. En primer lugar quería felicitar a Roberto por este gran articulo, un articulo que deberás tiene muchos aspectos claves de el fútbol y que si todos dedicaremos tiempo a pensar en ellos podríamos llegar muy lejos. Bajo mi punto de vista me gustaría remarcar aspectos muy importantes y fundamentales a la hora de analizar y practicar el futbol.

    El futbol es un deporte basado en las transiciones ataque-defensa como bien dice el articulo, en donde la toma de decisiones correcta es imprescindible. La capacidad de atención necesaria para determinar el ritmo de juego, analizar sensatamente las distancias y la posición del contrincante, así como la velocidad y dirección del balón para calcular rápidamente las oportunidades y el tiempo justo para intervenir hacen del fútbol un deporte muy complejo, la intuición cerca de la lógica es un apartado muy importante para los jugadores de fútbol.
    Por otro lado me gustaría comentar la forma de entrenar de la que nos habla el articulo, el entrenamiento integrado es imprescindible para fomentar decisiones propias en cada situación y no pautadas.

    “ si la competición es el mejor entrenamiento, un buen entrenamiento debe tener carácter de competición” (Norpoth)

    A la vez que destacamos el tipo de entrenamiento debemos fomentar el sentimiento y compromiso colectivo en todas las situaciones del juego, ya sean con el equipo propio en posesión del balón o estando el balón en posesión del equipo contrario.

    Por ultimo y para terminar me gustaría dar importancia al desarrollo de la percepción y decisión en el jugador, para que luego con una buena técnica el jugador pueda ejecutar. Para elegir correctamente la técnica debe de ser enseñada en el juego, de modo que el jugador la utilice sabiendo el porqué y para qué. Cuanto mas inteligente sea el comportamiento del jugador mas alto será el rendimiento de el en el ámbito táctico. Con lo cual bajo mi punto de vista para mejorar los contenido técnicos-tácticos-físicos y psíquicos debemos realizar una progresión desde situaciones mas simplificadas (método analítico) pasando por situaciones mas complejas y llegando a situaciones de juego que son muy parecidas o similares a la realidad( método global) como muy bien decía Norpoth.

  6. En el artículo de opinión expuesto no trata sobre la técnica, táctica o el físico de los jugadores de un equipo, sino de un factor englobado en el aspecto psicológico que hasta ahora no ha sido tratado como debiese pese a la importancia que parece tener y más si nos referimos a la elite de este deporte.
    Resulta evidente mencionar que un individuo o en este caso un jugador que tiene unas características determinadas actuará de una forma diferente cuando trabaja en grupo que cuando este actúa de manera individual, aportando una capacidades diferentes dependiendo de la situación. Todo ello si lo englobamos en un equipo de fútbol da lugar a un sistema complejo en el cual los jugadores de un equipo interactúan eso si hacia un objetivo principal que es el de realizar el menor número de veces el saque inicial y buscar que el contrario realice la situación opuesta.
    Un papel fundamental es el que juega el entrenador que tendrá que ser capaz de maximizar el rendimiento de la plantilla en su colectivo debiendo saber llevarlo sobre un clima que él mismo proyectará al conjunto obteniendo un resultado de bienestar que se verá reflejado seguramente tanto en el entrenamiento como en la competición.
    El trabajo global de un equipo, que sigue un planteamiento integral pone en funcionamiento la interacción compleja que se asemeja más a la competición, y por lo tanto, el equipo estará más predispuesto para afrontar la situación con la que se va a encontrar el fin de semana, resolviendo problemas complejos similares.
    Retomando las funciones del entrenador, decir que este, junto con los auxiliares técnicos ayudarán a la formación de la autonomía del jugador sin que intervengan directamente sobre las decisiones que deban tomar, siendo meros guías en el compendio global de la plantilla. Este planteamiento me parece fundamental si queremos que el equipo funcione y poder así sacar el máximo partido al equipo, posiblemente si se trabaja para que el jugador juegue para el equipo y no a la inversa se habrá adelantado en lo que se refiere a la madurez del plantel. Será una tarea compleja en la que el entrenador buscará el máximo beneficio de cada jugador, que a la vez que realce las cualidades integras del jugador, lo haga también realzándolas en beneficio del equipo.

  7. En el articulo se nos habla de un aspecto que considero que la mayor parte de entrenadores estamos de acuerdo con el, pero que a su vez, en muchos casos no se termina de llevar a la practica y es que el éxito de un equipo se consigue debido a una correcta conexión de juego grupal, y debido a la suma de las individualidades de cada uno de los jugadores, que darán un estilo propio y organizado a un equipo.
    Como ya he comentado anteriormente en muchas ocasiones y sobre todo en competiciones amater se suele trabajar alrededor de un jugador, el mejor del equipo, todo girara respecto al juego que nos pueda ofrecer un individuo, como si únicamente el jugase sobre el campo. Como entrenadores, no debemos permitir que se de este ejemplo, tenemos que tratar de mantener la esencia del deporte del futbol, que es el remar todos en el mismo sentido, que cada jugador aporte su propia esencia al grupo, y de esta manera también debemos hacer llegar a nuestros jugadores que el talento individual solo beneficiara al individuo, y que el futbol es un deporte de grupo, y que únicamente así se conseguirán los logros.
    Una vez que nuestro equipa conciba el triunfo con el trabajo en grupo, habrá que dar el siguiente paso y este será enseñar al futbolista a pensar por si mismo a decidir en el campo, según que situación se toma una u otra decisión. Para ello como entrenadores que somos deberemos entrenar este factor, y para ello recurriremos al entrenamiento integrado, en el cual trabajaremos en todo momento con vistas a la competición, con ejercicios lo mas cercanos a la realidad en los que incluiremos en todo momento aspectos técnicos, tácticos, físicos, y psicológicos, sirviéndonos también de otros factores como el tiempo, el estrés…tenemos que enseñar al jugador a que en situaciones complejas a de tomar decisiones lo mas rápido posible, no que decisiones a de tomar cuando se le plantee una duda, sino jamás será capaz de dominar las situaciones que se den en el terreno de juego fuera del entrenamiento. Lo que si que podemos ayudar a aprender a los jugadores es a como entender el lenguaje corporal de los compañeros.
    Como entrenadores creo que nuestra función se debe resumir en guiar a nuestro equipo, en hacerles trabajar, comprender el futbol, y en tratar de plasmarles las máximas acciones posibles que se les puede dar en un terreno de juego para que como grupo y en conjunto sean capaces de afrontarlas juntos con sus propias decisiones, pensando como si fuesen uno.

  8. En mi opinión, el articulo tiene una buena línea teórica, en la que se expone con bastante claridad el concepto de sinergia en el futbol, es decir, la suma de elementos que crean un conjunto superior a la suma individual de cada parte, creando así un nuevo elemento más complejo y de mayor relevancia. En el mundo del futbol llamamos a este nuevo elemento equipo.
    Ahora bien, teniendo claro que nuestro objetivo como entrenador es crear el mejor equipo posible con los elementos individuales que disponemos, me surge otra cuestión como entrenador de ¿es preferible crear un equipo que se adapte y busque potenciar las cualidades individuales de mis jugadores? o, por el contrario, ¿se debe forzar a los jugadores a que se acoplen y adapten a un sistema preestablecido por el entrenador? Creo que cada entrenador debe buscar la respuesta a esa pregunta basándose en su experiencia, sus conocimientos y sus capacidades para hacer que sus futbolistas comprendan el conjunto que quiere crear.
    Por otro lado en el artículo se hace también referencia a la sociedad individualista en la que vivimos y como eso tiende a crear jugadores que piensan únicamente en sus intereses y en desarrollar sus capacidades sin atender a las cualidades y requerimientos de sus compañeros durante la competición, sobre esto, si que creo que es una responsabilidad del entrenador hacer entender a los futbolistas en edades tempranas la necesidad de “mejorar al compañero” es decir, un futbolista que no es educado en el compañerismo y en la creación de ese grupo con identidad propia que busca potenciar las cualidades de todos sus miembros, en mi opinión encontrara muchos problemas para crecer y desarrollar sus cualidades como futbolista según pasen los años, ya que alguien que solo se ha preocupado de mejorar sus cualidades individuales no ha trabajado los mecanismos necesarios para integrarse dentro de un grupo, en el que todos los individuos poseen, o se presupone que poseen, una inteligencia colectiva, la cual lleva a conseguir los objetivos del grupo mediante la interacción de todos sus miembros.
    En mi opinión somos los entrenadores, educadores, que un futbolista se encontrara en su carrera deportiva las personas que deben enseñarle y hacerle comprender este concepto de grupo y de interacción colectiva, ya que como guiadores de grupo, debemos siempre hacer primar las necesidades del grupo por encima de las individuales para conseguir el máximo rendimiento. Ahora bien, con todo esto no quiero olvidarme ni menospreciar la acción individual del entrenador sobre los futbolistas, mediante charlas, refuerzos positivos y negativos, explicaciones individuales de situaciones y momentos concretos y demás acciones sobre el jugador individualmente que le ayuden a comprender esa búsqueda de la inteligencia colectiva en la que estamos como parte de un grupo.
    En relación al entrenador creo, que atendiendo al artículo, una de las partes más importantes del mismo es la de motivador, hacer llegar a todos sus jugadores el sentimiento colectivo de objetivos mutuos hacia los que todo el mundo tiene la misma predisposición y para los que se crean una serie de mecanismos aceptados por todos los miembros que buscan la consecución de los mismos. Creo que esta función del entrenador adquiere una mayor importancia según avanza la categoría y edad de los futbolistas, ya que en etapas profesionales o de alta competición se puede presuponer una serie de conocimientos por partes de los futbolistas que hagan que acoplarse a un nuevo sistema de equipo no sea algo tan difícil.
    En relación a la parte de los conocimientos que el jugador adquiere en los entrenamientos de sus compañeros, difiero un poco contigo en lo del aprendizaje de los gestos de los compañeros y expresiones corporales, con las que se entienden entre ellos. Es cierto que en una relación personal, con cierto trato y confianza, se pueden entender muchas sensaciones de la otra persona observando un gesto o una actitud corporal, pero en mi opinión, creo que ese aprendizaje, dentro de los futbolistas, se basa más en las decisiones que vemos tomar a nuestro compañero en los entrenamientos lo que nos permite deducir o intuir su próxima acción en el partido, es decir, si yo se que a mi compañero siempre que tiene el balón en banda, tiende a buscar el uno contra uno para poner un balón al área, puedo decidir mi próximo movimiento o acción en función de ese conocimiento.
    En conclusión, considero que el artículo leído refleja bastante bien la complejidad que suponen las relaciones personales en el vestuario y como estas pueden amplificar las cualidades individuales de cada integrante del grupo.

  9. El artículo nos habla de lo positivo de lo colectivo sobre lo individual y los entrenamientos que se deben aplicar para fomentar el aprendizaje mecánico o integrado en el que las decisiones son propias para cada situación, no estipuladas.

    En primer lugar, parece evidente que lo colectivo siempre debe estar por encima de lo individual en cualquier equipo. Aunar grandes individualidades dentro de un equipo y que eso funcione como una sinergia perfecta es tremendamente complicado y, de hecho, no siempre se consigue.
    Es cierto que ahora existen ejemplos como el FC Barcelona o la selección española que lo consiguen, pero es porque la forma de ver el juego en ambos casos es tremendamente similar. Pocas veces vas a ver como en alguno de estos dos equipos se reciba un gol porque no ha corrido en la presión o no ha ido a la cobertura de un compañero. En cambio, en otros equipos esto pasa en innumerables ocasiones. Desde mi punto de vista, eso es lo primero que hay que conseguir. Que cada futbolista de tu equipo que está en el campo sepa de lo necesario que es que él haga determinadas cosas en cada momento , como correr diez metros más porque tienes la obligación de ayudar a tu compañero o no tirarte un caño en una zona que no sirve de nada cuando tu compañero se acaba de pegar una carrera de 20 metros para recuperar el balón.Después de esto, que es un tema de compañerismo, compromiso, solidaridad y trabajo n equipo, tiene que aparecer el talento, el buen hacer y, sobre todo, la toma de decisiones. Lo difícil y lo más importante del fútbol, como bien se indica en el escrito, es saber tomar la decisión adecuada en cada momento.

    El artículo comenta que la toma de decisiones es entrenable y, desde mi punto de vista evidentemente lo es, pero para llegar a ejecutar una toma de decisiones perfecta o casi perfecta(veáse Xavi) es necesario tener muchísimo talento. No es menos cierto que un gran talento no correctamente entrenado nunca llegará a ser lo que podría llegar a ser. En cuanto a la forma de entrenar las acciones reales e improvisadas del juego(la toma de decisiones en situaciones diferentes) estoy de acuerdo con que sólo el método integral te lo va a proporcionar. Este método te permite adaptarte a distintas situaciones que te van apareciendo y que, incluso, el entrenador puede forzar que aparezcan teniendo en cuenta el tipo de ejercicio planteado y las características de sus futbolistas. Es fundamental este tipo de entrenamiento al someterte a situaciones muy similares a las que se dan en competición y que te fuerza a resolver para luego, a la hora de competir, tener más facilidad cuando haya que llevarlas a cabo. Ahora bien, también soy de la opinión de que no todo debe ser entrenamiento integrado. Es necesario automatizar una serie de movimientos, especialmente defensivos, para adquirir una base de cómo el entrenador quiere que se sucedan para luego amoldarlos a las diferentes situaciones del juego que sí te ofrece el entrenamiento integral y hacer pequeñas modificaciones sobre esa base ya establecida.

    Pero, entrenamiento integral y toma de decisiones a parte, como comento unas líneas más arriba, reitero que desde mi punto de vista los cimientos de un gran equipo son tener un gran vestuario. Si se hace del vestuario una gran familia y como jugador tienes claro que el que tienes al lado se dejaría todo por ti sabes que eso va a funcionar. En mi opinión esto debe ser la primera piedra para llegar a ser grandes. Luego ya se trabajarán los demás aspectos con una forma u otra de entrenarlos, pero lo primero para mí es que haya un gran grupo y que, consecuentemente, todos tengan claro que el equipo está por encima de cualquier individualidad y que hay momentos para todos y cada uno de los jugadores de la plantilla, ya sea en el campo o dando el último aliento en forma de ánimo a un compañero que lo está pasando mal. Si has conseguido que un equipo consiga tener esto y que crea en tus valores e ideas has conseguido formar un verdadero equipo que funcione como 20 mentes pensantes cada uno en su rol y no como el jugar 19 jugadores para un único futbolista, que es el objetivo del que habla el artículo y con el que estoy completamente de acuerdo.

  10. Para comenzar, decir que me parece un artículo bastante acertado, y que los entrenadores deberían tomar nota de él, pero no solo tomar nota, sino aplicarlo con sus equipos.

    Un equipo grande se rige por una plantilla amplia, competitiva, que lucha por unos mismos intereses, y que sabe que los beneficios colectivos, serán finalmente beneficios individuales. Todos participan, desde los jugadores, cuerpo técnico, directiva, equipo médico, etc. en la suma de sus capacidades para lograr los objetivos marcados.

    El futbolista es egoísta por naturaleza, no lo puede evitar, y aunque muchos jugadores se lo guarden para dentro, para ellos el jugador más importante es él mismo, y así creo que debe ser.

    Pero no tiene que ver esta creencia, que da rienda suelta a una gran motivación cada partido, una exigencia constante de mantenerse a un gran nivel o superarlo, con ir en una dirección individual sin importar nada más. El jugador debe saber esto, pues es un deporte de equipo.

    Para ello estamos nosotros, los entrenadores. El entrenador de hoy, el gran entrenador, se caracteriza por ser un gran gestor de vestuario, y efectivamente, por lograr que los jugadores de su equipo tomen las decisiones correctas como dice en el artículo. Es el plus que se suma a los conocimientos tácticos, técnicos, físicos y psicológicos de cada entrenador.

    Un equipo puede no ser muy bueno técnicamente, pero si tácticamente está ordenado, y todos los integrantes están concentrados y cooperan unos con otros, es un muro muy difícil de pasar. Si a esto añadimos que se conocen a la perfección, y se dan pocas decisiones definitivas que tomar durante el partido, pero se realizan correctamente, ese equipo tiene mucho ganado en un partido. Luego hay otros factores que determinarán el resultado, pero es la línea a seguir, siempre desde mi punto de vista.

    Claro ejemplo de esto, es el Liverpool de Rafa Benítez, o la Italia campeona del mundo en 2006 de Marcelo Lippi. Nadie los daba por favoritos. Pero el trabajo diario, las ganas conjuntas, el orden dentro del campo, el conocimiento de unos jugadores con otros, llevó a estos equipos a la gloria de ganar la Champions League y un Mundial. Ahí es nada. Los trofeos más prestigiosos que se pueden ganar en este deporte.

    Lo estamos viendo actualmente en el Barcelona. Sucede esto, y además se da que tiene una plantilla con unos jugadores técnicamente exquisitos, y que siguen una filosofía, mantenida por su entrenador, que confía en ella, y siempre la pone en práctica, salga bien o mal, y es mantener el balón para en el momento que se abre hueco, aprovechar la ocasión con una buena toma de decisiones conjuntas. Porque si yo tengo el balón, tu no puedes marcar.

    Destacable como decía el texto, que la concentración de recuperar el balón una vez se ha perdido, en conjunto, solo por el hecho de volver a intentar su fútbol para ganar, es la base del éxito de este equipo, que indudablemente se caracteriza vistosamente por la calidad de sus jugadores. Pero ¿y el trabajo “sucio”? Ahí está la madurez de estos futbolistas y el trabajo del entrenador para inculcar que según se pierde el balón, se ha perdido la identidad de juego y hay que recuperarlo inmediatamente, para continuar teniéndola.

    Eso es para mí, un entrenador con identidad, que evidentemente jugando con las variables que puede ofrecer un partido, generalmente se rige por un estilo y muere con él. Distinto planteamiento, pero claro ejemplo de esto, es Joaquín Caparrós, que ha introducido en el Mallorca esas ganas y esa garra que le caracterizan y que ya inculcó en el Sevilla o Athletic entre otros (6-1 a la R. Sociedad, o el gran partido ante el R.Madrid, fruto de su trabajo, de un Mallorca que con todos los respetos, no tenía mucho destacable en su plantilla esta temporada).

    En consecuencia, el entrenamiento integrado es la forma de entrenar, desde mi punto de vista también, todos los conceptos en uno, lo que proporcionará realismo a las situaciones, haciendo sentir entre semana lo que se van a encontrar en el partido de competición.

    El mismo caso estamos viviendo, o hemos vivido estos años con la Selección Española. Repasemos los equipos nacionales que hemos tenido. La gran mayoría de los años se han hecho equipos muy fuertes, con jugadores de los mejores equipos de España, de primerísimo nivel. Ahora, como son campeones, se destaca de ellos que son muy buenos, los mejores de la historia (es muy probable), pero el gran secreto de la Selección, es la unión que hay entre los jugadores. Los jugadores son amigos, saben unos de los otros constantemente, y por experiencia propia, si te conoces bien fuera, es muy posible que te conozcas y entiendas muy bien dentro.

    Voy a exponer una vivenciapersonal. En los dos últimos años, el pasado y este, el clima en mi equipo es totalmente diferente. El año pasado había jugadores que iban más a sus intereses individuales, no se sentían identificados con el grupo, ni el grupo les consideraba en muchas ocasiones debido a sus actos dentro y fuera del campo. No había unión. No se ascendió de categoría, cuando este era el objetivo. Nueva temporada, varios de esos futbolistas abandonaban el equipo y se incorporaban otros nuevos y se mantenía un gran bloque del anterior curso. Es posible que individualmente el año pasado la calidad fuera superior, jugador por jugador. Pero la unión de este año, el interés de unos por otros, el conocerse no solo en el campo, sino en la vida diaria, a qué se dedica cada uno, salir juntos de cena, ha hecho ganar partidos que el año pasado se habrían perdido. Es un factor determinante, junto con la confianza. Un ejemplo claro de esto en la élite de nuestro fútbol es el Levante esta temporada. No hay más que verlo.

    El entrenador debe intentar conseguir la madurez del futbolista, con la cooperación de éste, por supuesto. El mensaje es claro, si todos nos ayudamos, todos ganaremos como grupo y en consecuencia, individualmente. Si no nos ayudamos, seguramente todos perderemos únicamente individualmente. El equipo pierde, pero la repercusión cae sobre cada individuo de cara a posteriores temporadas.

    En cuanto a lo del robot y el entrenamiento mecanizado, estoy completamente en contra, es decir, de acuerdo con el artículo. Hay que dar rienda suelta a todas las capacidades creativas del futbolista, eso sí, seguidas por unas pautas conjuntas dentro del equipo. Es en ese momento de creatividad, donde se fomenta que el jugador encuentre las soluciones favorables en diversas situaciones.

    Y por último, acabar diciendo que si estoy un poco en contra de mantenerse en el campo como una cabeza pensante siempre que actúo en un terreno de juego. Es muy importante la inteligencia, y controlar diversas situaciones. Es necesario tener muchos jugadores de ese tipo. Pero finalmente los que destacan, los que llegan lejos, los que te marcan la diferencia para ganar, son aquellos que desordenan todo lo previsto, que en lugar de pensar con la cabeza, piensan con el corazón, y arriesgan en situaciones que previsualizan, y consiguen finalmente si están capacitados. Jugar a lo seguro es importante, pero te estanca. Con ello se es buen jugador, pero el que quiere ser un jugador diferente, uno de los grandes, debe a veces dejarse llevar por su corazón, donde realmente están sus deseos de triunfo.

    “Los jugadores que no arriesgan suelen ser mediocres”
    Xesco Espar (Jugar con el corazón).

    Acabar con otras tres frases que se me quedaron grabadas al ver la película, y que es una verdad inmensa:

    “Porque sabemos que si sumamos esas pulgadas, eso es lo que va a marcar la diferencia entre ganar o perder”

    “Tenéis que mirar al que tenéis a vuestro lado, miradle a los ojos, vais a ver un tío dispuesto a ganarla con vosotros, vais a ver un tío que se sacrificará por este equipo, porque sabe que cuando llegue la ocasión, vosotros haréis lo mismo que él. Eso es un equipo caballeros”

    “Y o nos curamos ahora como equipo, o moriremos con idividuos. Eso es el fútbol chicos”
    Tony D’Amato (Al Pacino en “Un domingo cualquiera”)

    Estas tres frases, son una gran base para construir un EQUIPO.

  11. El artículo nos invita a una reflexión acerca de la complejidad del equipo. Entiendo esta complejidad como un “engranaje” de las partes, no como una suma de ellas. La inteligencia colectiva precisa de toma de decisiones continuas por parte de los futbolistas, precisa tener la capacidad de aprovechar el propio talento a servicio del equipo, en beneficio del colectivo.

    No cabe duda que en el fútbol moderno, donde existe un nivel de competitividad tan alto, el talento individual aparece en numerosas ocasiones para romper con esa complejidad del conjunto. Estoy completamente de acuerdo con que este talento individual se verá potenciado si el jugador está inmerso en un colectivo con el que se identifica, se entiende, y es capaz de crear conexiones con las partes que lo forman, que no son otras que sus propios compañeros.

  12. El fútbol, como todos lo conocemos, es el deporte de mayor pasión en nuestro país, en el resto de Europa y seguramente de gran parte del mundo. Algo esconde el fútbol que lo hace tan especial, no se si será la belleza de su juego, lo espectacular de sus acciones, el enfrentamiento entre dos, la lucha encarnizada por hacerse con la victoria…De todas estas cosas y más no estoy seguro, pero de lo que si estoy seguro es lo que provoca en la persona, en esos aficionados que domingo tras domingo pueblan las gradas de sus equipos favoritos, y no es otra cosa que por los sentimientos que nacen en el interior de esos hinchas. El SENTIR, la emoción que desata, cuando esto entra en juego, la lógica y la mente quedan a un lado.

    ¿Dónde quiero ir a parar con esto?

    A los futbolistas y cuerpo técnico que integran una plantilla. Estoy totalmente de acuerdo con el artículo en cuanto a tratar a los jugadores como sujetos pensantes, intentar darles las mayores soluciones posibles ante situaciones complejas y variadas que se presentan en los días de competición, mediante el entrenamiento integrado es el mejor método para ofrecerle respuestas. En mi opinión, para que todo esto fluya, hay un aspecto que me parece imprescindible, y es una palabra que se encierra en la última frase del artículo: ARMONÍA. Ese estado en el que una persona se encuentra cómoda, satisfecha dentro de un conjunto, ese “no sabría explicarte pero se huele en el ambiente”, algo especial difícil de transmitir… Ese “algo” es clave para que la inteligencia colectiva pueda existir. Ese vestuario que a un individuo lo hace grande, cuando sale del vestuario camino a casa sabe que hay una veintena de personas detrás de las que poder confiar, llegar a tal conexión es idílico, y es lo codiciado por entrenadores y teóricos del fútbol. Una inteligencia colectiva llevada más allá de ese campo de fútbol. Si pensamos en dos equipos que proyectan esta sensación sabemos de quién hablamos, FC Barcelona y Selección Española.
    Muchos podrán pensar que es una argumentación un tanto ventajista, porque es simple y llanamente porque son los que mejor juegan y en una situación de gloria es fácil verse así, pero su prolongada estancia en lo más alto debe ser por algo más… O quizá si haya algo más. En muchos de los deportes de equipo, cuando un grupo se alza con una victoria y los jugadores son entrevistados, destacan el buen ambiente como algo muy especial, como si en todos los equipos que hubiesen estado, jamás hubieran sentido eso. Eso es armonía y todo lo que ello conlleva. Así que la fusión de todas sus capacidades técnico-tácticas unidas a este último aspecto son las claves del éxito. Pero no debemos olvidemos de quien está al frente de toda esa plantilla, la figura del entrenador.

    El entrenador es ese líder, ese guía, ese maestro que inculca a sus alumnos las lecciones oportunas que el día de la competición pondrán en práctica.

    Hay que considerar a los jugadores como sujetos pensantes pero también sujetos que sienten. Jugadores pensantes que saben lo que tienen que hacer, no porque el entrenador les haya dado la solución, si no porque el entrenador les ha puesto en multitud de situaciones durante los entrenamientos, les ha expuesto a todas aquellas situaciones que se pueden dar en los partidos. Esto nos lleva a hablar del tiempo que necesita el entrenador para poder llevarlo a cabo, esto requiere un proceso largo, que los jugadores vayan interiorizando esas respuestas ante situaciones complejas y variadas, y esto no se hace en unos meses. Y por último, ponerles en situaciones que levanten un sentimiento, ya sea ansiedad, nervios…para que vayan formando una actitud frente a estas sensaciones y luego en el partido no les sorprendan. El entrenamiento integral se ocupa de todo esto.

    Como podemos observar, el todo no es la suma de las partes como bien dice el artículo, es la fusión de diferentes aspectos citados anteriormente que logran una conciencia colectiva y un resultado en conjunto. El ansiado deseo de hacer comprender al jugador que el bien común aporta beneficio individual es un reto, que resulta muy gratificante conseguirlo tanto individual como colectivamente puesto que es beneficioso para el grupo.

    Quisiera terminar citando una frase que me ha gustado del artículo: “El fútbol nace del cerebro, no de los pies”, sin olvidar al corazón (sentimientos del jugador, armonía de equipo) que da vida y carácter a un sistema.

  13. Este artículo nos aporta la línea a seguir que en mi opinión debería realizar un entrenador para poder exprimir el máximo rendimiento de su equipo.
    El fútbol o cualquier deporte colectivo se basa en la suma de las interacciones de todos sus miembros, ya no solo de los jugadores, hablo de cuerpo técnico, servicio médico, entorno familiar y social, etc. Todo este cúmulo de circunstancias afectará al rendimiento, es por tanto que como entrenadores debemos cuidar todas estas interacciones.
    Claro está que si nuestro deporte es colectivo, no deberían destacar las individualidades, mucha gente piensa que “Maradona ganó un Mundial, nadie le quita el mérito que lideró a su selección y puso la chispa de calidad para conseguir el objetivo, pero cada uno de sus compañeros hicieron de igual forma su trabajo”, con esto quiero decir, que aunque la balanza de un partido se desequilibre en una acción individual determinada, el partido dura 90´de manera que un hecho puntual no da la victoria si no el trabajo del conjunto.
    Cuando hablo del trabajo del conjunto, no me refiero a que los jugadores sean robots que únicamente realizan las órdenes del entrenador, el buen entrenador es el que consigue que sus jugadores interaccionen en el campo lo mejor posible y sepan interpretar la manera de juego que él propone. Es el caso del Barcelona de Josep Guardiola, él ha conseguido mediante el entrenamiento, no solo que sus jugadores piensen dentro del campo de fútbol si no que puedan adelantarse al pensamiento de su compañero, de ahí que solo con una mirada o un movimiento corporal puedan decidir en una milésima de segundo.
    ¿Qué queremos jugadores robots o jugadores inteligentes? Esta es una pregunta que se hacen todos los entrenadores de fútbol, y con ambas respuestas se han obtenido resultados con éxito. En mi opinión, creo que si tienes un jugador inteligente, él solo llegará a entender o corregir errores y de esa manera los interiorizará mejor que con la orden directa del entrenador.
    De este modo, la mejor forma de entrenamiento sería la de enseñar al jugador a pensar por sí solo dentro del terreno de juego, así cuando tenga situaciones complejas, podrá solucionarlas en el mismo instante que se producen. El ser humano se rige en cierto modo por las vivencias o experiencias, de ahí que cuantas más situaciones reales de competición se den en el entrenamiento, mayor será su aprendizaje, y mejor será su respuesta.
    Cuantas veces habremos oído en un campo de fútbol: “Esos dos jugadores se entienden a la perfección”. Pues conseguir que ocurra entre toda la plantilla sería la excelencia del fútbol. Como bien sabemos, existen factores externos que dificultan que esto ocurra, por eso, el entrenador debe intentar que los factores externos afecten lo menos posible al grupo.
    Como dice el artículo, un jugador está constantemente decidiendo toma de decisiones dentro del campo, y es ahí donde debemos hacer hincapié en la mejora del jugador, los aspectos físicos, técnicos o tácticos se pueden trabajar con mayor precisión, mientras que la toma de decisión o aspectos psicológicos son propios del jugador en la situación en la que se encuentre. Yo soy partidario de diseñar ejercicios que mejoren el control de las emociones, la toma de decisión y la agilidad de resolución de problemas, para ello, realizaremos un ejercicio en el cual les condicionaremos problemas y los propios jugadores tendrán que buscar las soluciones por si solos.
    Para finalizar mí opinión acerca del artículo, me alegra que el fútbol este evolucionando hacia este camino, se está consiguiendo cambiar los entrenamientos rutina que existían, se antepone la mejora del jugador y no a la robotización del mismo. Y se prioriza al conjunta antes que a la individualidad.
    Por último quería decir que los entrenadores deberíamos de tener el protagonismo durante la semana de trabajo y no durante los 90´de los partidos, de esta forma los jugadores estarían mucho mejor preparados para la competición.

  14. Es muy importante para dar mi opinión sobre este artículo( el cual me parece muy interesante), resaltar la idea de que un equipo es un sistema muy complejo. Muchos entrenadores han caído en el error para ellos o acierto para nosotros desde el punto de vista del aprendizaje, de hacer un equipo con mucho talento, pero que a su vez no dió los resultados esperados.

    Estoy muy de acuerdo con el artículo ya que para mi la excelencia del equipo depende de esa inteligencia colectiva en la que el jugador tiene que querer seguir creciendo día a día. Tener los mejores jugadores del mundo no asegura que se vayan a cumplir los objetivos marcados, de ahí la grandeza de este deporte. Si bien es cierto que sin el talento individual no se consegurían los resultados tampoco.La pregunta que hay que hacerse entonces es: ¿Cómo conseguir que la inteligencia y el talento de cada individuo funcione como unidad? Para mí es la tarea más difícil del entrenador ya que depende del grado de implicación de los jugadores. Si nos fijamos, a medida que vamos subiendo de categoría, nos damos cuenta de que se trabaja menos la técnica, factor para mí determinante en el fútbol profesional.Lo que quiero decir desde mi punto de vista es que el entrenador tiene que saber dirigir pero nunca sin dejar de enseñar.

    Si bien es cierto que el entrenador , sobre todo en el fútbol profesional, tiene que saber manejar y conocer otros factores que son importantes para obtener el máximo rendimiento. Un factor es el contexto de la plantilla, es decir las relaciones interpersonales, estados de ánimo,etc…

    El entrenador debe saber transmitir esa confianza con el jugador para poder trabajar conociendo todos los factores. Debe saber transmitir esos valores, como puede ser el de aprovechar el talento individual para el grupo y no por separado.

    Por último comentar que estoy totalmente de acuerdo en que se entrene diariamente con un método integrado porque así los jugadores están continuamente aprendiendo a resolver los problemas que se le pueden plantear en la competición, de esa forma y yo pienso que unicamente así, el jugador conseguirá la máxima autonomía. Por lo tanto debemos ir reduciendo el mando directo del entrenador porque estariamos interfiriendo en esa autonomía que tanto nos interesa que consigan cada uno de nuestros jugadores.

  15. En deportes tanto individuales como colectivos de élite la diferencia entre el éxito y el fracaso está en la inteligencia (con la suma de otros factores), en el caso del deporte individual toda la gloría se la lleva el individuo y en deportes colectivos, el grupo, parece que es más sencillo en deportes individuales que en colectivos pero todo lo contrario, cada pensamiento es distinto dependiendo de la persona. En este caso, como es el fútbol es muy complejo ya que tenemos que intentar no sumar los distintos pensamientos de la plantilla sino que todos piensen igual hacía un objetivo, realizando cada uno un rol distinto y asimilando la tarea a la que está asignada como factor positivo hacia el funcionamiento perfecto del grupo humano y como factor de éxito en el ámbito competitivo. Dentro de un equipo el pensamiento se puede dividir en multitud de ramas, desde un pensamiento individual para ayudar al grupo desde un punto egoísta del individuo hasta un pensamiento colectivo de ayuda grupal hacia un individuo para obtener un beneficio grupal e individual. En todo lo mencionado anteriormente entra el entrenador (Grupal) que es el encargado junto con la ayuda del grupo (individual), de obtener los mejores beneficios con la mayor eficiencia posible. Por esto el entrenador es el encargado de llevar por el camino elegido al grupo y sobre esto, obtener el éxito o fracaso deportivo. El jugador por naturaleza es egoísta y no es capaz de realizar una autoevaluación de sus actos por lo que el entrenador tiene que enseñar a ver a ese jugador que pensando todos igual y realizando o aceptando cada uno su rol dentro del equipo (mejor o peor técnica, táctica,…) el éxito esta casi asegurado. Si el entrenador es capaz de enseñar este tipo de pensamiento de forma grupal y los jugadores dentro del campo son capaces de asimilarlo y ponerlo en práctica de forma libre, más tarde o más temprano los resultados del trabajo realizado se verán en el campo con la consecuencia de la satisfacción primero individual del jugador y segundo con la satisfacción grupal.

    Esta claro que dentro de cualquier deporte existen individuos que por factor genético son más especiales que otros y están señalados al éxito(Mesi, zidane,…), pero por muchas cualidades que tengan si psicológicamente no están trabajados ese potencial de éxito va avocado al fracaso. Los métodos de entrenamiento integrado ayudan mucho a desarrollar el pensamiento pero también desde mi punto de vista en determinados momentos es importante hacer un paréntesis y dividir los distintos conceptos tácticos, técnicos, físicos, psicológicos,… para potenciarlos de forma aislada.

    La psicología dentro del fútbol se está abriendo camino ya que se están dando cuenta que es muy importante para el desarrollo tanto personal como profesional del individuo (individual y grupal) en la interacción rendimiento-resultado.

  16. Yo creo que de lo más importante a señalar dentro del artículo, es la insistencia de la complejidad de desarrollar la independencia pensante de los 11 individuos y aprovecharlas como conjunto.
    Aparte de eso, creo yo que existen un mínimo de 24 variantes directas a tomar en cuenta dentro de un partido. 22 jugadores, un árbitro, y las condiciones (tipo de balón, tiempo, etc.) en las que se disputa dicho partido. Después, como es lógico, hay otros factores que hay que tomar en cuenta al momento de disputar un partido, como puede llegar a ser la presión emocional del partido, necesidad de resultados, terreno de juego, la grada, tipo de entrenador, etc. Pero primero quiero hacer un breve comentario sobre ´mis´ 24 variantes.
    De esas 24 variantes, 23 de ellos tienen cerebro, un proceso cognitivo individual, una perspectiva diferente, y una infinidad de combinaciones que pueden suceder dentro de un partido, y cualquier acierto o error de esas 23 mentes pensantes pueden alterar una acción determinada y en definitiva condicionar el resultado del partido.
    Como entrenadores es nuestra labor anticiparnos a cualquier situación que se puede presentar durante el partido y trabajar para salir airosos. Pero desafortunadamente, solo podemos influir directamente en 11 de esas variantes durante la semana (nuestro equipo). Y como entrenadores debemos preparar a nuestro equipo para que esté preparado a sobreponerse a cualquiera de las siguientes 13 variantes, y por ello debemos de ofrecer una variedad de herramientas (tácticas, técnicas, físicas, y psicológicas) para que los jugadores que se encuentren en el campo estén adecuadamente preparados para salir adelante, ya sea por brillo individual, o industria colectiva.

  17. En primer lugar debo citar que cuando hablamos de Fútbol hablamos de un deporte muy complejo en el que nadie posee la verdad absoluta, como bien dice algun compañero en algunos de los comentarios un equipo de futbol no solo hace referencia a los jugadores, un equipo de futbol es mucho mas que eso es el conjunto en el que intervienen desde la aficion, presidente,director deportivo, entrenador, jugadores, cuerpo tecnico hasta el jardinero…el conjunto de labores que desarrolla cada uno dentro de su espacio podriamos llamarlo equipo de futbol, haciendo referencia al inicio del texto “Un equipo no es la suma de varios jugadores sino la interacción entre distintos jugadores…”
    No estoy nada de acuerdo para mi un equipo es la suma de cada uno de los integrantes de ese conjunto y su interaccion dentro del terreno de juego.

    El texto trata de hacernos ver lo que seria un gran entrenador y lo que en realidad deberia ser un equipo de futbol pero debemos ser realistas y esto en pocas ocasiones ocurre por no decir ninguna.( un ejemplo claro lo tenemos en el barcelona para mi un equipo fiel a su entrenador y su sistema pase lo que pase ¿ todos los futbolistas tienen el mismo trato por parte de Guardiola?¿ todos aquellos que sois entrenadores tratais a todos los jugadores por igual?.

    Yo personalmente creo que el articulo tiene mucha parte de razon desde el punto de vista de que todos los jugadores deben mirar en la misma direccion, ahora cada uno debe de aportar de forma individual lo que mejor se le da y es ahi donde aparece la figura del entrenador que tiene que hacer ver a los jugadores que si cada uno aporta lo suyo personal dentro de una colectividad sera el bien del conjunto. Con esto me refiero a que un entrenador debe dar esa libertad que necesita un jugador para realizar lo que sabe dentro de unos parametros, la labor del entrenador es conseguir que cada uno de esos componentes de un equipo logre pensar que el colectivo esta por encima de lo individual, por lo que si un jugador realiza cualquier accion es por el bien del conjunto y no por su beneficio.

    Por otro lado estoy totalmente de acuerdo en la parte del articulo en la que cita que un entrenamiento integrado aporta a los jugadores esa necesidad de pensar y solucionar problemas a cada instante y creo que este tipo de entrenamiento que se asemeja a la realidad es mucho mas positivo que algo analitico, pero sin olvidarnos que muchas veces es necesario guiar o hacer ver a los jugadores que hay diferentes vias o caminos para alcanzar el exito o la solucion correcta,en la que podria intervenir un metodo mas analitico.

    En conclusion debo decir que el entrenador es el máximo responsable del equipo y que debe saber manejar los compases y los acontecimientos que surjan en todo momento en relacion al equipo, y en relación a los jugadores debe de convencerles que su filosofia les hara alcanzar el exito que todos los futbolistas desean y que cada uno pueda pensar y actuar de forma individual siendo consciente de lo que se le pide y lo que es beneficioso para todos los que le rodean, solo así un equipo podrá ser equipo y alcanzar las metas y objetivos que se quieran marcar.

    Con respecto al caso Messi su nivel en relación del Barsa con la seleccion es en parte el colectivo y en parte el aspecto “psicologico” a nivel de seleccion messi es el mismo jugador pero claro las condiciones en que recibe los balones y se desarrollan los partidos son totalmente diferentes ya que en un equipo recibe balones fresco ” fisicamente hablando” lo que no le influye para la toma de decisiones y pensar rapido mientras que en la seleccion son muchas las ocasiones en las que tiene que buscarse la vida para recibir un balon en medianas condiciones, por lo que la virtud colectiva y el nivel individual de los integrantes influira en el rendimiento de un jugador o varios pero el jugador en este caso Messi sigue siendo el mismo jugador tanto colectivamente como individualmente, es mas creo que independientemente del coletivo seguira realizando jugadas en las que engancha el balon el bajito se va de uno, de dos, de tres y la enchufa en la jaula… y esto no va a depender de si esta jugando al lado de xavi,iniesta o villa, o de mascherano, di maria o tevez..

  18. En primer lugar decir que el articulo a comentar, fomenta en los entrenadores una reflexión de lo que hoy en día nos encontramos en muchos equipos. En contradicción al texto existen numerosos equipos que juegan literalmente para un jugador, dando a entender que esta es la formula para ganar. No obstante lo que se crea no es un gran jugador sino un grupo altamente debilitado en su concepto global, concepto que se debe cambiar desde los inicios.

    Para ello este texto nos invita a conocer el equipo como un todo, completamente de acuerdo con el artículo dire que mi opinión o experiencia es que los que son grandes en su conjunto pueden hacer grandes cosas. Desde una base que es fundamental, se debe empezar a crear y poner en consonancia a todo un grupo.

    Para mi existe una cuestión. ¿Quién es capaz de llegar más lejos? Tu, yo, o los dos juntos. Esta claro que como dice el texto la presencia de varias inteligencias permiten resolver situaciones de una forma más clara, ya que es mejor, 20 mentes pensantes con su autonomia que no una.

    Aquí existe una problematica y es que cada mente pensante tiene su punto de vista, y lo realmente dificil es ponerlas en común para sacar la más eficiente, y esa es la tarea del entrenador, no otra, sino la de poner en una misma sintonia a un equipo para luchar por sus objetivos.

    El verdadero entrenador es aquel que llega a un equipo, implanta un estilo y fomenta en sus jugadores las inquietudes necesarias, para proponer dentro del campo respuestas favorables para todos y cada uno de los componentes del grupo a cuestiones complejas.

    Nos estamos moviendo en un ámbito en el que la persona es lo fundamental, y cada uno tiene su propio yo, con lo que el trabajo emocional individualizado es clave para sacar a ese jugador todo su potencial.

    En conclusión mi comentario al texto hace referencia simplemente a que la unión hace la fuerza, que no soy yo solo, sino que somos todos, y que el poder de unos pocos puede ser más grande si circulamos en un mismo sentido.

    Como dice el texto el fútbol nace del cerebro y es en lo que debemos de hacer especial hincapié.

  19. En este artículo podemos ver como se defiende, de forma clara, el trabajo de la inteligencia, factor olvidado, o por lo menos descuidado, en muchas ocasiones por los entrenadores.
    Pienso que, ya cuando nos movemos en ciertos niveles superiores de competición, con personas adultas, la inteligencia debe ejercitarse por encima de la técnica y táctica, puesto que estos últimos parámetros damos por hecho que ya han sido trabajados con anterioridad, en las etapas correspondientes al fútbol base.

    También es interesante tener conocimientos sobre la existencia de un espacio “no consciente” en nuestra mente, el cual posee mayor capacidad de almacenamiento de situaciones complejas que se presentan al futbolista, al igual que las soluciones adoptadas con mayor o menor efectividad, para posteriormente elegir una respuesta de forma intuitiva, cuando se presenten situaciones similares a las ya vividas anteriormente. Por todo esto estoy de acuerdo en que los entrenamientos y ejercicios no deben ser limitados por normas e intentar que posean la mayor complejidad posible, teniendo relación dicha complejidad con la realidad competitiva.

    Otra idea clara que se puede sacar del artículo, es que el jugador debe elegir entre diversas posibilidades, no siendo los jugadores robots los cuales responden las órdenes de los entrenadores. Para que un jugador tenga el mayor número de posibles soluciones, el resto de compañeros deben permanecer activos, y ofrecer estímulos al poseedor del balón, por medio de gestos, movimientos etc. El entrenador tiene el deber de inculcar dichos valores y de trabajar al equipo en su faceta física, ya que un jugador sin resistencia, por ejemplo, no podría obedecer a dicho principio durante los 90 minutos. La faceta física, posee una gran importancia, a pesar de no ser mencionado en este artículo, ya que una mente poco entrenada y cansada, va a ofrecer un menor rendimiento frente a otra acostumbrada a soportar la fatiga.

    El entrenador debe cerciorarse de que los principios tácticos básicos se lleven a cabo (como puede ser la colocación de cada jugador en su posición, repliegue…) pero nunca decidir por cada jugador cuando se plantea un problema, ya que son 12 mentes pensantes que pueden dar otras soluciones igualmente válidas a las nuestras, o de lo contrario, en el caso de fracasar, se debería considerar al error como un paso más hacia el aprendizaje.

  20. El fútbol es la suma de los jugadores y del entrenador, segundo entrenador, preparador físico, utillero, fisio, medico, afición, etc. Un equipo está compuesto por muchos miembros aunque luego sí que es verdad que los protagonistas son los jugadores y que de ellos va a depender muchas cosas.

    Un equipo se hace desde los pequeños detalles y a la hora de jugar el entrenador trasmite su forma de entender el futbol y como le gustaría que sus jugadores lo entendiesen pero luego los protagonistas son ellos y cuanta más libertad de movimientos tengan y más inteligentes sean mayores logros y resultados obtendrán siempre manteniendo una misma idea de fútbol.
    El entrenador tiene la obligación de que el equipo sea equipo, es decir no hay titulares, suplentes y no convocados, todos son importantes y todos deben saber sus posibilidades y limitaciones, y así poder ir todos en la misma dirección. Pero no solo el entrenador tiene esta obligación si no que el jugador también la tiene y tendrá que esforzarse al máximo juegue o no y ayudar al compañero tanto dentro como fuera del campo, ya que somos un deporte colectivo y no uno individual. La confianza tiene que ser muy parecida para todos, ya que vamos a ser realistas y es muy dificil que sea la misma. El jugador que juega solo nunca llegará lejos pero el que lo hace con el equipo tiene más resultados. Hay un jugador que creo que es un claro ejemplo de todo esto, Raúl González Blanco, no es muy técnico, no es un portento físico, no es un especialista pero es un jugador inteligente por no decir el más inteligente. Solo no hubiese llegado a la cima pero al estar bien rodeado y sacar lo mejor de sus compañeros, él también llego a ser lo que es. Si los jugadores son inteligentes al final se creará una inteligencia colectiva que será la clave del equipo.

    Creo que actualmente donde el futbol está muy igualado esta es la clave. Un entrenador que sepa transmitir a sus jugadores su idea pero que luego ellos sean los que la estudien y la realicen con sus aciertos y errores van a obtener más resultados como bien dice el artículo que jugadores robots que realizan acciones sin saber el porqué. Por ello también es importante el modelo integrado pero tampoco hay que olvidarse a veces de lo analítico. Lo analítico puede crear la base para que luego lo integrado sea la pieza para que el jugador estalle sus cualidades y que aprenda a poder tener diferentes soluciones en las diferentes situaciones de partido.

    Destacar que juegas como entrenas y así es como se verá en la competición.

  21. Yo quiero dar una lanza a favor de este artículo y decir que estoy completamente de acuerdo.
    Para empezar estoy de acuerdo en que en el futbol no existe, que por tener una serie de buenos jugadores que individualmente son fenomenales, tener un estadio grande, con un gran césped, unos salarios grandes, una buena afición, un gran cuerpo técnico. No te va a asegurar un éxito en la competición.
    Existen cosas más complejas que todo eso junto, como puede ser la relación que tienen los jugadores entre sí, los jugadores con la afición, las presiones de la prensa, las cabezas y estados anímicos de los jugadores.etc.
    Creo que cada día está cobrando más importancia en el futbol el trabajo psicológico para los jugadores, ya que se está convirtiendo cada vez más en un deporte más influyente para la sociedad por lo que la presión es mayor, todo es más relevante, incluso la vida de los jugadores es noticia a diario. Todo esto no se puede deja a un lado y hay que aprender a convivir con ello y a canalizarlo de la mejor manera posible.
    La prensa cada vez tiene más relevancia en este deporte, las redes sociales están continuamente en palabra de todos y es el principal método de relación entre las personas y eso un entrenador esta fuera de su alcance.
    Un entrenador es importante que fomente la creatividad de cada jugador, que transmita confianza, que le incite a crecer como deportista. Uno de los mayores errores de muchos entrenadores es que creen que lo saben todo en el futbol y que lo que él dice que se tiene que hacer es lo mejor.
    No creo que sea así, tú debes inculcar unos principios tácticos, unos principios técnicos, una serie de pautas que serán el patrón de nuestro juego. Pero a partir de ahí dejar a ellos que innoven, que creen, que se equivoquen. De esta manera ellos se sentirán participes del proyecto y del objetivo común.
    Tú tienes que ser el líder del grupo pero sin marcar demasiado tu territorio. Es importantísimo que tengas una relación lo más cercana posible con cada jugador, y sobre todo individualizar el trato a cada uno de ellos, ya que no todo el mundo es igual ni necesita lo mismo en cada momento.
    Como he empezado diciendo, creo que es un artículo muy interesante y que nos muestra como el futbol está evolucionando y como nosotros(los entrenadores) tenemos que hacerlo también al mismo ritmo.

  22. Para mí, la conclusión más importante que debemos sacar de este texto es que en todos los deportes colectivos se debe trabajar para conseguir que la unión entre los miembros de un equipo y el sistema complejo de interacciones que conforman ofrezca la mayor inteligencia colectiva posible, para ello tenemos que trabajar en acciones reales de partido donde el jugador se haga preguntas y tome decisiones, para que cuando se vea en situaciones similares sea capaz de afrontarlas con garantías.

    En mi opinión, cuando estamos en un equipo todos tenemos que trabajar en conjunto por el bien grupal, dejando de pensar en nuestro propio lucimiento personal. Es tarea del entrenador dirigir a sus jugadores para la consecución de los objetivos comunes. Es decir, que haya un sentimiento de equipo. Para ello, es muy importante que los directivos conserven una base de jugadores de años anteriores. Un ejemplo positivo de esto: Sería el Barcelona que tras muchos años de trabajo ha consolidado una propia filosofía de equipo, donde todos buscan el bien colectivo y cuando están en el campo se ve que juegan a lo mismo. Mientras, un ejemplo negativo sería los últimos años del Real Zaragoza. Dónde la inestabilidad en la filosofía de club y los problemas económicos han llevado a realizar continúas reestructuraciones anuales de la plantilla, lo que genera que cada año haya alrededor de 10-12 fichajes y esto iría en contra de lo que dice el texto ya que los jugadores no se conocen y para el entrenador es imposible en tan poco tiempo conseguir lo que tienen equipos como el Barcelona, sin entrar ya en aspectos técnicos donde la diferencia entre unos jugadores es abismal.

  23. Debemos tener en cuenta que el futbol es un deporte de equipo, por lo tanto se trata de la unión de varios componentes los cuales tienen todos el mismo objetivo, a pesar de que individualmente cada uno tenga los suyos propios.
    Haciendo referencia al texto, coincido en la mayoría de cosas.
    Un equipo en total no es solo la suma de cada componente, sino que en conjunto total es algo más. Si cada componente realiza su trabajo de manera adecuada estando en su sitio y conociendo su misión y sus limitaciones, aportan mucho más, que si cada uno realiza su trabajo de manera individual. Para conseguir todo esto tienen que relacionarse de manera adecuada e interaccionar dentro del campo y, dependiendo de varios componentes los resultados serán mejores o peores.
    En el futbol como en la mayor parte de aspectos en la vida, todos remando hacia el mismo lugar, sacamos mucho mas de todos en conjunto que de individualmente, un equipo suma mucho más que la suma de sus partes.
    Por otro lado, no estoy de acuerdo en que el punto débil sea la transición ataque-defensa y viceversa, si no que es el la creación o formación de un equipo como tal. Es decir, lo mas difícil de todo esto es crear un equipo solido y de garantías, basado en la unión y el sacrificio de cada uno de sus miembros. Diciendo esto no quiero decir jugadores de primer nivel, que también, pero eso no es lo más importante.Lo hemos visto con el Real Madrid en la época de Pellegrini, aunque hicieron una gran cantidad de puntos en liga, no tenia nada que ver con el R.Madrid actual. Para que un equipo funcione en el campo, debe haber unión fuera de él. Por eso, pienso que el punto débil, porque creo que es lo más difícil es la creación de un equipo como tal, dentro y fuera del terreno de juego. Cuanto mayor sea la unión del grupo en el vestuario o fuera de él, mayor será en el campo y, mejores serán los resultados obtenidos. Para conseguir todo esto, es fundamental el papel que desempeña el entrenador.
    Para que un equipo se forme, el entrenador debe realizar correctamente su papel. Cada jugador debe desempeñar su papel, su rol en el grupo.
    El objetivo del míster debe ser conseguir enseñar a esos jugadores a ser jugadores de equipo y no que solo busquen su beneficio personal. Para conseguir esto, debe enseñar a los jugadores a ser independientes y a decidir por ellos mismos de manera que elijan las mejores decisiones en cada problema que se les presente. Con esto obtendremos la inteligencia total colectiva del equipo. Esto lo obtenemos, gracias al sistema integral de entreno.
    Por todo esto el entrenamiento integrado es el mejor ya que plantea en cada ejercicio situaciones competitivas y reales de juego, por lo que estaremos más preparados en los partidos si entrenamos con este método. En el entrenamiento es donde los jugadores y los entrenadores deben hacer pruebas buscando diversas respuestas a los problemas que se les van planteando. No existen dos jugadas iguales, pueden ser parecidas, pero nunca iguales, por eso los jugadores no deben mecanizar las jugadas, ya que deben ser innovadores e improvisar en cada jugada.

    El caso Messi
    Sobre el caso de Leo Messi, los resultados que obtiene con el FC Barcelona y la Selección Argentina son totalmente diferentes ya que en el Barça, que es el mejor equipo del mundo, juega rodeado de los mejores jugadores del mundo y los conoce desde hace mas de 15 años, destaca mucho mas porque se siente mas a gusto y motivado y se entiende a la perfección con todos sus compañeros.
    Además Guardiola ha dado con la clave de saber ponerle donde mas rinde y motivarle de una manera excelente.

  24. El fútbol es un deporte de equipo, que es la unión de varios componentes unidos con un mismo objetivo común. Aunque cada uno tenga los suyos propios.
    Respecto al texto leído, estoy de acuerdo en la mayor parte de las cosas. El equipo no es la suma de todos sus componentes, sino que es algo más. Porque estando todos realizando el papel que les corresponde de manera correcta aportan mucho más, que si cada uno realiza su papel por su cuenta. Para ello, deben interaccionar dentro del terreno de juego y, dependiendo de lo que se conozcan los componentes del equipo, los resultados serán de una manera o de otra. Creo que está bastante claro que cuantos más componentes sumen, más beneficiosos serán los resultados. Además, cuando se trata de trabajar en grupo, se sacan más conclusiones y mejores que cuando lo hacemos de manera individual. En el fútbol pasa lo mismo, cuando un equipo juega como tal, los resultados son favorables.
    UN EQUIPO ES MÁS QUE LA SUMA DE SUS PARTES.
    No estoy de acuerdo en que el punto débil sea la transición ataque-defensa y viceversa. Creo que el punto débil de un equipo es la formación. Es decir, lo difícil es crear un gran equipo. Con esto no me refiero a grandes jugadores, que también, pero no es lo más importante. Para que un equipo funcione dentro del campo, antes tiene que haber una unión fuera de él. Por eso, pienso que el punto débil, porque creo que es lo más difícil es la creación de un equipo como tal, dentro y fuera del terreno de juego. Cuanto mayor sea la unión del grupo (cada jugador con los demás) en el vestuario o fuera de él, mayor será en el campo y, mejores serán los resultados obtenidos. Para conseguir todo esto, es muy importante el papel que desempeña el entrenador.
    Para que un equipo se forme, el entrenador debe realizar correctamente su papel. Debe asignar a cada jugador su rol y, que cada uno sepa lo que tiene que hacer y en lo que aporta más al equipo. Su objetivo debe ser formar a jugadores colectivos que busquen el bien de todos no el suyo propio. Para ello, tiene que formar jugadores autónomos, que sepan tomar la decisión acertada en cada momento del partido y, eso ayudará a conseguir la inteligencia colectiva del equipo. Estos objetivos se consiguen a través de un entrenamiento integral. Me quedo con una frase del texto que lo describía muy bien: “El entrenamiento basado en la interacción compleja con compañeros, oponentes y balón permitirá al equipo ser cada vez más eficiente en la resolución de problemas similares a los que se encontrará el día de la competición”.
    El jugador debe entrenar en situaciones reales de partido, para que cuando llegue el momento de ser autónomo pueda saber tomar las decisiones más rápidas y acertadas. Para ello, el entrenador tiene que buscar la creatividad de cada jugador entrenando, porque es el momento de intentar cosas nuevas y fallar para aprender. Además, debe usar el método de repetición para ayudar a que los jugadores se conozcan más entre ellos y a la hora de realizar jugadas en la competición sea más sencillo, porque con señales podrán saber lo que se piden. Los jugadores nunca deben caer en la automatización de los movimientos. Deben ser conscientes de lo que hacen y del por qué lo hacen. Cada jugada en un partido es distinta y, por eso deben sacar su talento, creatividad y la inteligencia colectiva para conseguir los objetivos del equipo.
    Un jugador debe sentirse realizado para sacar lo mejor de él mismo.
    Respecto al caso de Leo Messi, creo que los resultados que obtiene con el FC Barcelona y la selección argentina son totalmente diferentes por la motivación que tiene el jugador, por los compañeros que le rodean en el terreno de juego y, porque hay un factor clave del que antes hablábamos que es el entrenamiento para que los jugadores se conozcan más y ese no lo tiene igual desarrollado con su club, con el que entrena a diario, que con la selección con la que entrena cada cierto tiempo y de diferente manera.

  25. El artículo habla de cosas necesarias en el fútbol como es el entrenamiento integrado y la necesidad de trabajar en equipo son conceptos claves para conseguir los objetivos.
    La sinergia, la cooperación hace que el resultado obtenido por la totalidad de sus miembros sea mayor al que se hubiera logrado con la suma de los esfuerzos individuales de cada miembro del equipo en este caso. Nuestra misión como futuros entrenadores reside en gestionar de la mejor manera posible a nuestro equipo, en el que hay personas con características, actitudes y comportamientos diferentes. Stephen Covey , experto en liderazgo y gestión de personas afirma que “ las fortalezas están en nuestras diferencias, no en nuestras similitudes”.
    Otra de las muchas claves que debemos tener presentes es fijar un fin común para que el equipo esté motivado y unido para alcanzarlo. En todo equipo hay envidia y egos que resultan negativos, es difícil priorizar el colectivo a lo individual, pero la confianza, el hacer grupo y la comunicación se antojan muy necesarias para que los miembros del equipo se sientan identificados.
    Estoy totalmente de acuerdo con el texto porque apunta aspectos claves para formar un equipo compacto en el que prime lo colectivo sobre lo individual, curiosamente los éxitos individuales llegan cuando el equipo funciona bien y se logran títulos, esto corrobora todo lo anterior.

  26. En primer lugar me gustaría decir que el artículo es muy acertado en las ideas que propone para tener éxito en cualquier disciplina deportiva colectiva, ya sea fútbol, baloncesto o ciclismo.
    Esto es debido a que se centra en la idea de que cada jugador debe trabajar para el equipo y no en beneficio únicamente propio. Si conseguimos que cada jugador piense en el beneficio colectivo y la meta propuesta por el entrenador y la plantilla, considero que el primer paso para tener éxito deportivo está dado y ya dependerá el resultado de las circunstancias de cada partido, del planteamiento y de la resolución por parte del equipo de las dificultades.
    Pienso que crear una identidad colectiva y que sea aceptada por la plantilla es un reto del entrenador y deberá conseguir involucrar a los jugadores para conseguirlo.
    También pienso que los jugadores buscan el éxito personal e individual, pero como he dicho con anterioridad, creo que el entrenador debe conseguir que estos jugadores busquen en primer lugar el éxito grupal.
    Por otro lado en el artículo también se ha hablado del entrenamiento integrado y de no formar jugadores robots que se les atribuyen una serie de acciones en los entrenamientos para que mecanicen y luego pongan en práctica en los partidos sea la circunstancia que sea.
    Considero muy importante y acertada esta parte del artículo ya que el entrenamiento integrado consiste en entrenar técnica, táctica y psicológicamente lo más parecido a situaciones reales de partido, que será donde de verdad cada jugador deberá mostrar su inteligencia para resolver los problemas. De esta manera conseguimos que los jugadores en los entrenamientos tengan numerosos estímulos similares a los de los partidos en el fin de semana, por lo que podrán fallar o acertar, pero seguro que estarán aprendiendo y pensando para intentar resolver la situación de la mejor manera posible para el beneficio del grupo.
    Lo importante es la intención, ya irá saliendo poco a poco con más entrenamiento ya que queremos formar jugadores inteligentes que jueguen como un equipo con una misma meta.
    Para concluir únicamente decir que me parece un artículo muy interesante y del que se pueden extraer cosas positivas para intentar poner en práctica el día de mañana.

  27. Interesante articulo donde se puede observar la otra cara del entrenamiento, es decir, lo mas dificil de conseguir por parte de un entrenador. La mayoria de los entrenadores nos centramos unicamente en el aspecto tecnico-tactico, en las ideas que transmitimos a nuestros jugadores que queremos que juegen si pueden al primer toque, que nuestros jugadores se abran en banda… Nos olvidamos que unicamente no existe eso en el futbo, claro que es imprescindible, en esta epoca el futbol esta llevando al trabajo de otros aspectos que anteriormente no se le daba tanta importancia como puede ser el psicologico, el que cada jugador que vaya a entrenar no este con 20 compañeros sino entrene con 20 amigos. Esto siempre va a favorecer al juego del equipo. Ahi entra la funcion del mister que intenta crear un grupo homogeneo para que todos remen en la misma direccion. Si hay uno que no quiere remar o rema en otro sentido, va a retrasar el avance del grupo. Ese es el objetivo del entrenador, el conseguir que aparte de que mi jugador mire por su bien individual, intente a ayudar al resto de compañeros.

    La cohesion y sacrificio del equipo se puede comprobar en el momento en el que el gol lo anota un defensa y el delantero centro roba un balon en su area, esa es la actitud que tiene que tener el quipo desde el principio de un partido hasta el final y en todos los entrenamientos. Yo hago un trabajo que me favorece a mi e inconscientemente ese bien tambien favorece a mis compañeros. Ahi es donde entra la idea que la suma de las partes lo es todo, claro que no estoy de acuerdo con eso, ya que la suma de las individualidades de los jugadores da algo mas grande que la simple de un buen regate mas una buena defensa. Eso que da mas grande es la identidad de equipo y sacrificio de un jugador por su compañero y equipo.

  28. Estoy muy de acuerdo con casi todo el artículo. Una de las principales labores del entrenador, por no decir la más importante, es la de intentar que sus jugadores se entiendan sobre el campo. Además de que entiendan sus principios tácticos, que también es importante, lo esencial es que los elementos principales de un equipo de fútbol (los jugadores) se compenetren entre ellos y sepan interactuar unos con otros dentro del terreno de juego.
    Esto generalmente se consigue mediante mucho convivencia entre ellos, tanto en el vestuario como en los entrenamientos. Y además, que estos entrenamientos reflejen situaciones reales de juego hará que les sea más fácil saber como actúan sus compañeros en stiuaciones similares durante la competición.
    En un deporte en el que cada acción dura menos de un segundo, el saber hacia dónde va a realizar un desmarque o va a dar un pase un compañero una centésima antes o una centésima después puede ser decisivo.
    Por esto se dice que un equipo no solo es la suma de los once jugadores, sino que las relaciones entre ellos dan un plus que cuando te enfrentas a rivales de similar nivel técnico y táctico suele ser determinante.

  29. El artículo publicado me ha parecido muy interesante y estoy de acuerdo con él. En primer lugar pienso que se deben de entrenar tanto los factores entrenables (táctica, técnica y cualidades básicas) como los factores no entrenables (talento del jugador, el estado psicolófico…).
    Pienso que el talento de un único jugador no hace que se ganen partidos, la unión del equipo hace que se consigan los resultados esperados, es necesario la cooperacion de todos los componentes para llegar al objetivo esperado, la victoria.
    Otro tema muy interesante que abarca el artículo es la utilización del método integral en los entrenamientos. Desde mi punto de vista, me parece un método muy útil porque implica una interacción compleja de los jugadores, ya que hay oposición y ademas jugadas con balón. No se centra en lo analítico sino que lo globaliza y hoy en día, es lo que todo entrenador debería buscar en sus entrenamientos, ejercicios más globalizados y enfocados a la práctica del juego real.
    Como bien dice el artículo, trata otro tema importante que es la inteligencia colectiva, como cita el texto, es “más que la suma de todas las inteligencias”, es ser capaz de tomar decisiones en momentos concretos y de dificil actuación, es ser consciente de lo que uno hace y deja de hacer, y como ser humano que es un jugador de fútbol, tiene consciencia de actuar de manera voluntaria y no mecanizada como la haría un robot.
    Para terminar, decir que este artículo es un claro ejemplo de ver los otros aspectos que hay dentro del fútbol que en muchas ocasiones no apreciamos y no nos damos cuenta de la importancia que realmente tiene.

  30. El articulo me parece muy interesante. Estoy de acuerdo con lo que se dice en él. Esta claro que se consigue más cuando un equipo esta unido y todos los jugadores persiguen el mismo objetibo que cuando cada uno de los jugadores mira por su bien. Con esto no quiero decir que el jugador no tiene que ser egoista pero si que tiene que ser consciente que por si solo no va a conseguir lo mismo que si trabaja en equipo. El jugador es egoista por naturaleza, la labor del entrenador es conseguir que las individualidades puedan agruparse para asi lograr un bien comun.
    Un barco llega a la horilla cuando todos los remeros reman en la misma dirección con el fin de obtener un bien comun. Este bien comun deseado por todos crea una union que es la clave del éxito de grupo.
    Un buen jugador gana un partido, un buen equipo gana campeonatos.Un buen jugador gana finales un buen equipo hace historia.
    Bajo mi punto de vista al futbol se juega como se vive. Se puede apreciar perfectamente el estado animico de cada jugador y el estado de confianza da cada uno de ellos.La labor del entrenador es conseguir transmitir la idea de que un equipo es fuerte y resiste ante adversidades cuando esta unido y todos luchan conjuntamente. El entrenador que consigue transmitir y ejecutar esta idea con el equipo tiene mucho ganado.

  31. Para mi este artículo me parece completamente lógico y crucial para un entrenador. Para ayudar a ver si los objetivos que plantea en su grupo o si su forma de entrenar o tratar a sus jugadores es la correcta.
    Si comparto la opinion de que la suma de todos los jugadores es mas que las capacidades de cada uno por separado. Pero para conseguir esa union, cohesion y entendimiento por parte de los jugadores y cuerpo tecnico hace falta mucho trabajo, horas, ganas y sobre todo confianza en nuestro compañero y sobretodo el grupo tiene que confiar 100% en el entrenador.
    Un grupo puede estar dividido y obtener resultados negativos aun incluso teniendo jugadores de muy buena calidad y técnica individual. Y esto es falta de confianza en el trabajo del que tengo al lado. En el futbol dependes de otras personas que tienes que saber que te van a ayudar en vez de perjudicarte.

    El futbol es un deporte colectivo, de equipo y este tiene que tener todo claro y “remar hacia la misma dirección”. Solo es necesario que 1 del grupo no vaya en la misma direccion que los compañeros para que todo empiece a tambalearse.
    Por lo tanto creo que la mision de un entrenador es conseguir esa union mediante trabajo en el entrenamiento, haciendo un entrenamiento integrado, de esta manera el jugador verá los resultados en el partido y se encontrará mas comodo ya que ve que el entrenamiento vale para algo. Tiene que conseguirlo mediante trabajo social, es decir, las charlas en el vestuario, el trato con los jugadores( que también creo que no puede ser el mismo para todos, habrá jugadores que necesiten mas apoyo, menos, ayudarles a sacar el aspecto competitivo,etc.), que vean que el cuerpo técnico tambíen se comporte como un equipo y no vayan cada uno por su cuenta, tanto fisios , preparadores fisicos, entrenador o todo aquel que componga el cuerpo técnico del equipo.

    Para finalizar creo que el árticulo refleja el futbol de hoy en dia y creo que es imprescindible que todos los entrenadores por lo menos intentemos y si es posible consigamos, hacer ver este planteamiento a nuestros jugadores y conseguir llegar a ser realmente un equipo que lucha por un mismo objetivo y meta que no un grupo con la misma ropa sin ningun tipo de significado ni fin.

  32. La verdadera inteligencia colectiva y el maximizar el rendimiento individual de cada jugador depende a gran escala del rendimiento grupal, es decir, que los jugadores de un equipo están expuestos al nivel de su equipo para poder destacar. Es verdad se puede conseguir un éxito individual sin el éxito del equipo (por ejemplo, un jugador que consigue ser el máximo goleador de un campeonato, y su equipo queda en mala posición) pero esto es mucho más complicado sin el éxito a nivel de conjunto. Paralelo a este tema, podemos reflexionar y ponernos a pensar en equipos de Primera, que tienen a los mejores jugadores y máximos goleadores a final de temporada, esos clubes pueden ser el Real Madrid, el Barcelona con Cristiano Ronaldo y Lionel Messi en sus filas, pero analizando a nivel individual es imposible separar que los equipos mantienen grandes logros. Resumiendo, un jugador triunfa en función del si el equipo lo hace o no. Cuando un equipo gana un partido, un campeonato liguero, un torneo, etc se hace más difícil destacar o elegir a un solo jugador del equipo que haya sido el mejor. Si haces una encuesta, siempre hay diversas opiniones sobre quién ha sido el mejor, esto es un hecho que ejemplifica a la perfección el valor del conjunto sobre el poder individual.
    El texto habla de cosas reales y que pasan en la vida cotidiana y no solo del mundo del fútbol sino de grandes empresas en las que los problemas residen en los egos y envidias generadas por “talento individual” de cada persona que destaca sobre el resto. Estoy totalmente de acuerdo con el texto y pienso que la misión que debemos tener como futuros entrenadores es conseguir esa armonía entre el grupo y las individualidades, tan difíciles de controlar. El fenómeno de controlar a un grupo se hace muy complejo y lo realmente interesante es intentar que todo el equipo sea un mismo bloque con un mismo objetivo y unos mismos propósitos, con unos valores compartidos y un sentido de pertenencia. Nadie sobra, todos suman si tienen un puesto adecuado. Conseguir la sinergia en el grupo es la meta. En definitiva y resumiendo grosso modo el éxito reside en conseguir que los jugadores sean un grupo unido, admitiendo cada uno el rol que desempeña dentro del equipo y aprovechando las cualidades de cada uno sin tener que chocar con las del compañero . Una frase que resume a la perfección todo esto podría ser : “Todos para uno y uno para todos”

  33. Este articulo me ha hecho reflexionar bastante, ya que considero que es un tema muy interesante. Tengo que decir que mi opinión no hace más que corroborar la idea del autor y comparto totalmente la idea de que un equipo o un bloque no es la suma individual de cada uno de sus componentes, es mucho más que eso.
    En mi opinión, el ejemplo más claro y que todos conocemos es el de Leo Messi. Para los que pensamos(la mayoría de la gente)que Messi es el mejor jugador del mundo o incluso de la historia cada vez que le vemos jugar con el Barça, no nos explicamos el “bajo” rendimiento con la selección albiceleste.
    Y es que cuando defendemos la idea de que el resultado o el nivel de un equipo no es la suma de todos los jugadores, creemos en la complementación técnica, táctica, psicológica e incluso física. Entra las cualidades de Messi (para seguir con el ejemplo más claro), sabemos que incluyen una fantásticas cualidades técnicas, tácticas y físicas, pero en mi opinión Messi es un jugador diferente al resto por su inteligencia y su manera de ver el futbol. Si a Messi se le ocurre una acción para crear peligro, puede que de su mente pase un regate con finta, un amago, una pared…y estas acciones pueden requerir de la complicidad de interpretación de sus compañeros. Estos aspectos; sumados a movimientos coordinados entre jugadores, el entenderse con la mirada, el espiritu de unión, de cooperación, de animarse cuando haga falta… son aspectos que individualmente no pueden conseguirse.
    De ahí surge la diferencia entre un verdadero equipo, que está unido y trabajado y un equipo en el que cada uno busca su propio beneficio.
    Actualmente, no es facil encontrar equipos que gracias a su compenetración o identidad de grupo, exploten al máximo su potencial. Esto se debe a la escasa continuidad que se dan a los proyectos deportivos y en mi opinión es una de las grandes claves. No se consigue nada destituyendo a un entrenador y cambiando de proyecto por 4 o 5 resultados negativos, porqué cuando realmente se exprime la totalidad del potencial es cuando hay un grupo rodado que sabe para que objetivos trabaja y en el que todos van a una. No es lo mismo jugar al lado de un jugador que no habla tu idioma y acabas de conocer que con un “hermano” con el que has compartido 1000 batallas.
    La experiencia es un grado.
    Por todo lo que hemos comentado, en mi opinión, un entrenamiento análitico quedaría fuera de todo razonamiento. En estos entrenamientos, dejamos de trabajar mulitud de aspectos fundamentales que nos harán mucho mejores colectivamente. Por eso, el entrenamiento ideal es que integra situaciones de mayor realismo en el que nos va a permitir mejorar mucho más.
    En conclusión, en futbol es un deporte colectivo y hay que verlo y entrenarlo como tal, ya que la complementación entre todos los miembros del grupo marca la diferencia.

  34. El artículo habla sobre una postura ideal, aunque en muchas ocasiones que estos comportamientos se produzcan tal y como se describe es muy complicado. Todos los miembros de la plantilla tienen que tener claro cuál es el objetivo del equipo, y a partir de ahí cada uno asumirá el papel que le toque jugar. Y es aquí donde llega la complicación y normalmente comienza a quebrantarse la inteligencia de conjunto, y es que muchos jugadores no aceptan que quizás en algunos momentos tienen que estar en un segundo plano para ayudar. La ansiedad por ser protagonistas crea envidias y suspicacias dentro del propio equipo y hace que se desvíen del objetivo conjunto y se centren en el individual, lo que a su vez le hace empeorar personalmente por no saber esperar su momento.

    En estos casos es cuando el entrenador debe intervenir. Además de la labor puramente futbolística, debe hacer una función de ‘coach’, intentando hacer ver al jugador que el papel que asume en ese momento es tan importante para el equipo como el jugador que esta jugando como titular. Por otro lado habrá que recalcar que su rol no tiene que ser el mismo siempre, sino que a través del entrenamiento podrá conseguir lo que él quiere, pero siempre poniendo por delante la meta del equipo.

    Para poder alcanzar la inteligencia de conjunto, no nos podemos olvidar de aplicar el entrenamiento integrado. A través del estímulo en situaciones reales de competición los jugadores pueden comprender mucho mejor su papel y cómo unir éste con el del resto de compañeros para hacer uno único y más potente, un ‘todo’. Automatizar los movimientos de una manera conjunta nos ayudará a obtener una mejor respuesta en las situaciones reales, sabiendo en todo momento qué opciones tenemos e intuyendo cómo van a actuar nuestros compañeros.

    En resumen para alcanzar un mayor rendimiento, tanto individual como colectivo, hay que crear una identidad de equipo, que actúe como uno sólo, en el que si falla una parte hay otro miembro para subsanar rápidamente el error.

  35. Me parece un artículo muy interesante, en el que se explican los diferentes modos de entrenamiento que existen tratando de sobresaltar los más eficientes.
    Se basa mucho en aspectos teóricos, sobre todo en lo que a la inteligencia se refiere, aunque estoy de acuerdo.
    Parece más que evidente después de todo lo aprendido que lo mejor a la ora de entrenar es realizar un entrenamiento integrado, tratando de asemejarnos a la las situaciones reales que nos encontraremos en el partido, El método analítico se quedo atrás por completo.
    Como he podido leer, es evidente que la inteligencia colectiva es más que la suma de la individual, que el grupo sale favorecido si todos tienen un compromiso por él. Cada vez más desde la experiencia, creo que en el fútbol hace falta pensar, ser inteligente, ir un poco más allá que jugar y ser bueno, Se dan muchísimas situaciones en las que si aplicamos lo dicho, saldremos beneficiados notablemente. Soy partidario de la inteligencia colectiva como he dicho, pero soy de los que piensas que debe de haber jugadores desequilibran tes, aunque su inteligencia no sea tan colectiva y si un poco más individual, también deberíamos mirar el tipo de partido y las fase en la que no encontramos, pero creo que también pueden ser muy válidos.
    Otra cosa que destacaría del artículo es a figura del entrenador como máximo responsable dentro de un vestuario. Es importante que estos se conciencien de que su trabajo va más allá de los conceptos técnico-tácticos, deben de asociarse con el grupo, interesarse por las situaciones de sus jugadores y así poder exprimir al máximo todas sus cualidades.
    Otra cosa que considero fundamental es que el entrenador de manera adecuada, transmita a sus jugadores cual es el rol dentro del equipo, de esta forma se evitarán conflictos y la tarea estará más repartida, por lo tanto será más eficiente.
    Para finalizar resaltar que el fútbol es un deporte de equipo, en lo que lo colectivo prima por encima de lo individual, pero creo que la mayoría de la gente es individualista por naturaleza, lo primero que busca es su bien personal y posteriormente el del grupo, esta ahí la complejidad de esto, aunque también es verdad que en el éxito colectivo se destaca más al jugador individual.

  36. En mi opinión es un artículo interesante con el que estoy de acuerdo.
    El artículo nos muestra cual sería la manera perfecta de entrenar a un equipo.
    Aunque es de lo más complicado en un equipo, el encontrar el sentido de inteligencia colectiva, será esta la clave para encontrar el éxito en un equipo.
    Por lo que debemos de trabajar al equipo como un todo, una misma estructura que estará compuesta por diferentes unidades en la que todas remaran en la misma dirección, olvidándonos de individuales y pensando únicamente en un fin común, conseguir lo mejor para el equipo.
    Sera muy fácil para cualquier entrenador tener esta idea clara, la cual estarán la mayoría de ellos de acuerdo; pero lo verdaderamente difícil y complicado es trasmitir y ejecutar esta idea a todos miembros del equipo.
    Si consigue trasmitirlo y ejecutarlo, haciendo que todos los miembros de equipo sean un único bloque estaremos hablando de un gran entrenador.
    El futbol es un juego de equipo, la clave para alcanzar el éxito.

  37. Me parece un articulo muy interesante debido a su contenido, en el cual conocemos mas a fondo los aspectos que menos se pueden llegar a entrenar en un equipo. De técnico-táctico al tema psicológico y estudio detallado de los movimientos de los jugadores.
    Es algo muy olvidado en los entrenamientos y como queda claro muy importante para mejorar las capacidades colectivas del equipo, ya que lo fundamental en el fútbol es el equipo, no el jugador individual. Un solo jugador te puede destacar en una jugada marcando, pero sin la ayuda de la defensa y el centro del campo no habríamos llegado a este logro.
    ¿Y que mas se puede sacar en claro en este articulo? Para lograr que un jugador capte toda esta teoría, muchas veces aburrida, integrar este entrenamiento. Poco a poco lograremos que sepan la importancia del equipo y sobre todo de saber adelantarte al pensamiento del resto, y asi destacar considerablemente.

  38. Hoy en día, como dice el artículo, vivimos en una sociedad muy individualizada, esto se transmite también a la inmensa mayoría de los deportes. Es en parte normal, que se busque el bien propio por encima de todo, pero creo que para que haya éxito es vital mirar la parte colectiva. Hay veces que para el entrenador es muy complicado conseguir que todos vaya a “una” y remen en la misma dirección, ya que hay jugadores no muy comprometidos con la causa colectiva pero es labor del entrenador hacerles v er que el éxito individual llega a través del éxito colectivo. Otra cuestión muy importante que deber manejar el entrenador inteligente es que sólo pueden jugar 11, y 16 pueden entrar en convocatoria, pero hay 25 jugadores en plantilla, el entrenador debe hacer ver que todos y cada uno de los miembros del equipo van a ser importantes a lo largo de toda la temporada, es verdad que en muchos momentos haya jugadores que jueguen muy poco o nada, pero es vital mantenerlos dentro del grupo, ya sea para que reine el buen ambiente en el vestuario, que los entrenamientos sean de alta intensidad gracias al esfuerzo de los jugadores o incluso que a lo largo de la temporada tengan oportunidades para demostrar lo que valen si se lo han ganado. Cada jugador debe saber el rol que tiene asignado dentro del equipo y debe cumplir con las expectativas cada vez que le toque salir al campo a dar el máximo. Por lo tanto, creo que todos deberían tener un gran compromiso colectivo dentro del equipo, que aparte de que sean compañeros, conseguir que sean amigos dentro y fuera del campo, dar lo máximo por el que tiene al lado.
    Otro aspecto que se trata aquí es el entrenamiento integrado, creo que es muy importante para desarrollar o entrenar todas y cada una de las cualidades que posee el jugador para así tener más éxito colectivo. Es importante que el equipo actúe como un todo, sin resquebrajarse en situaciones de peligro y siempre con la confianza del entrenador y la moral alta.

  39. Es un artículo muy interesante. Estoy de acuerdo con su contenido. Considero muy importante trabajar dentro del equipo, dentro del grupo, no solo aspectos fundamentales como son la técnica, la táctica, la preparación física… sino también aspectos psicológicos. Aspectos que consigan crear una única identidad. Todos hemos escuchado la frase de que “sumando esfuerzos se consiguen las cosas, los objetivos que nos marcamos como equipo” en este caso. Es necesario que todo el equipo, todo el grupo “reme” en la misma dirección, que todos y cada uno de los jugadores se sientan importantes, se sientan incluidos, pertenecientes a ese grupo al que llamamos “equipo”.
    Evidentemente todos sabemos que cuanto más técnico, más físico, más completo sea un jugador a nivel individual, mucho mejor, pero esto no conlleva al éxito. el fútbol es un deporte de once contra once, en el que lo más importante es la unidad del equipo, la percepción global de todos y cada uno de los jugadores.
    Relacionándolo con la actualidad, podemos ver como de una temporada a otra, equipos con la misma plantilla prácticamente pasan de luchar por no descender a estar en puestos de liga de campeones y siendo el equipo revelación de la liga. todo esto es gracias a la creación de esa identidad grupal. a la aportación de todos y cada uno de sus miembros. entendiendo que todos los jugadores contribuyen al éxito del equipo, cada uno formando parte de él, asumiendo un rol dentro del grupo, y colaborando para lograr objetivos a nivel grupal, y porque no a nivel individual.
    Bajo mi punto de vista, trabajando y llevando a cabo el método integrado se fomenta todo esto que estamos comentando ya que los jugadores piensan por si mismos, toman sus propias decisiones (Algunas veces de forma correcta y otras no) Es lo que llamamos proceso de aprendizaje. S
    Los jugadores se sienten importantes, toman sus propias decisiones y lo más importante buscan ese objetivo grupal, buscan ese fin que persiguen como conjunto, buscan el éxito con la aportación de todos y cada uno de ellos. cada uno en su “terreno”. cada jugador aporta una serie de aspectos que sumados a los del resto del grupo consiguen de esa suma de roles el fin perseguido.
    La unión hace la fuerza, una gran frase para definir lo que aquí comentamos.
    Para finalizar, podemos hacer un símil, una comparación desde mi punto de vista. Las grandes formaciones se caracterizaban por ser un único bloque, en el cual todos y cada uno de los soldados tenía su función, el más mínimo fallo de concentración, el más mínimo hueco dejado por uno de ellos convertía a la formación en vulnerable y por tanto abocada al fracaso.

  40. En mi opinión el artículo pretende dar a entender a los entrenadores
    la importancia que tiene para el colectivo tener jugadores inteligentes.
    Esto es evidente pero desde el punto de vista de la práctica, en mi
    experiencia, es tremendamente complejo hacer jugadores inteligentes, la
    forma que más se puede acercar es colocar un jugador inteligente al lado
    un jugador que no es inteligente, esto si produce una mejora en el jugador
    menos inteligente. Evidentemente aqui tendriamos condicionantes como
    la edad, el nivel de los jugadores, experiencias previa…

    Hay una parte con la que me siento identificado y que yo la expresaría de otra
    manera y es que debemos hablando como si fuera yo el entrenador(desde el cuerpo técnico) hacer que lo jugadores
    adquieran el mayor compromiso posible, en lo individual y en lo colectivo y esto
    muchas veces se logran haciendo a los mismos participes de la forma o estilo
    de juego, siempre y cuando se siga manteniendo como lider la figura del entrenador.
    Esto desde un forma de liderazgo de mando directo es complicado ya que incluso
    todos en ocasiones tendemos a rechazar lo que nos viene impuesto, simplemente por
    eso, porque nos viene impuesto.

  41. Yo creo en la labor de un colectivo como conjunto, ya que así será más fuerte. Así que estoy de acuerdo en gran parte con el artículo. No sirve de nada disponer de 11 Messis como maravillas individuales si no se les puede aunar después a todos ellos como bloque.

    A veces es complicado separar la persecución de los éxitos personales que quieren lograr algunos jugadores (por no decir todos) de los colectivos, pero sin esto último difícilmente se consiguen unos ni otros. Si cada uno mira por si mismo, conseguir una unidad es difícil, y esto es una tarea muy importante a desarrollar por el entrenador.

    El entrenador, también está obligado a sacar el máximo rendimiento a sus jugadores. En los entrenamientos se trabajan sistemas, táctica, técnica…pero al final, quien decide sobre el terreno de juego son los mismos jugadores. A estos, se les debe de dejar libertad de acción, no cohibirles con enseñanzas de las que no puedan salirse ni un poco del margen. Es importante que cada jugador acepte su rol dentro del equipo, también dentro del terreno de juego, y esto entra dentro de la labor del entrenador.

    Si en la repetición está el aprendizaje, también creo en que la inteligencia individual debe de ir unida a la colectiva.

  42. Es un articulo muy interesante ya que presenta como se debería de entrenar realmente a los equipos de futbol, de una manera integral intentando ver el equipo como un todo e intentando sacar el mayor rendimiento a cada una de sus parte para que estas sumen mucho más que la mera suma de ellas.
    Mi opinión está totalmente de acuerdo con este artículo y tal vez un entrenador que sea capaz de sacar lo anteriormente dicho de cada uno de sus jugadores y conseguir que el equipo funcione como un UNICO BLOQUE sea un GRAN ENTRENADOR.
    Por otra parte decir que para construir todo lo que se dice en el artículo se debe trabajar mucho y duramente, atendiendo también a lo más importante que es tener los objetivos y las metas bien definidas, marcadas y consiguiendo una continua motivación en los jugadores para que sigan trabajando duro día tras día. Seguramente para conseguir que el equipo funcione como una única pieza también hay que tener jugadores que no solo destaquen por sus cualidades en el futbol si no también como personas. Es imposible crear un equipo de futbol que trabaje junto, si uno miran solo por sus intereses, otros no son capaces de ponerse en el lugar del compañero que está pasando un mal momento o simplemente pensar que jugando en equipo se gana mas tanto colectivamente como individualmente.

    Desde mi punto de vista el articulo describe la perfección enfocada a un equipo de futbol y a como debería ser y gestionarse los banquillos, pero la realidad es otra y cuando no viene un problema por un lado tienes otros dos esperando a resolverse. Yo creo que lo más importante es tener claro los objetivos intentar que tus jugadores los vean y gestionar el equipo intentando acercarse lo más posible a fomentar el juego en equipo y el desarrollo integrado.

  43. Estoy de acuerdo con el documento, creo que es lo mas difícil de un equipo encontrar el verdadero sentido de inteligencia colectiva, porque para ello muchos de los jugadores deben aceptar papeles o rolles dentro de ese equipo, que al principio no acepten, a partir de este momento que el jugador acepta su posición en el equipo dentro del mismo las cosas resultan mas fáciles a la hora de entrenar jugar y aceptar decisiones por parte de todo el colectivo.
    la individualidad de un jugador puede hacer mejorar la suya propia y en algunos momentos la del conjunto gracias a la suya pero nunca sera un éxito duradero sino perecedero.
    “el talento gana partidos,pero el trabajo en equipo y la inteligencia ganan campeonatos” Michael Jordán.
    Con esta frase del mejor jugador de todos los tiempos de baloncesto puede llegar a resumirse todo el escrito antes referido.
    Junto con esto decir que el trabajo integrado da mas posibilidades de asimilación de respuestas frente a problemas dados en los partidos, creo que el jugador siempre debe tener la toma de decisión que algunas veces sera correcta y otras errónea pero eso es lo que le hará conocer mayor numero de problemas y mayor numero de respuestas.
    Creo que la felicidad junto con las ganas de trabajar del grupo son dos aspectos imprescindibles para que el conjunto sea uno mas que la suma de todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s